elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià
Por Jesús Antonio Rodríguez Morilla
Un medio ambiente sin confinar - RSS

¿Túnel del tiempo hacia una mayor decadencia?

    Creo que fue allá en noviembre del año pasado, una de las últimas ocasiones en la cual comentamos el Tema de la Deuda Española.

    En realidad, la cosa no ha cambiado significativamente, ya que persisten igual de lúgubres las previsiones recogidas en el Informe Monitor de Sostenibilidad de la Deuda, contemplativo de la “carga” de los 27, y en cuanto a España, refleja para 2021, un aumento al 122%, en una especie de “melodía encadenada in crescendo” coronando el 2030, con un probable 140%, lo cual, si se desea, podría sonar un poco a especulación pero en su caso, y desde ahora, deberíamos ir ensayando la mejor entonación del “Réquiem de Verdi”, como consecuencia de ser uno de los países más golpeado y peor gestionado durante la Pandemia.

    “Dicha composición musical”, vuelve a afectar, como en 2008, a los llamados países del sur, además de Bélgica.

    La Comisión Europea, vuelve a fijar sus ojos fiscales en los incentivos que el Gobierno actual ha dispuesto y continúa aplicando para frenar esas continuas tempestades que sufre nuestra economía convertida en chalupa, como si estuviera atravesando el Cabo de Hornos en lejanos tiempos del siglo XIX, uno de los más turbios y confusos de nuestra Historia.

    Me refiero con dicho periodo, a qué, según los estudiosos de Historia y Economía, nuestro país entró por aquel entonces en un parecido largo periodo de decadencia con una pasmosa lentitud de reformas, muy similar al presente, en cuanto a endeudamiento exterior y desaceleración se refiere.

    Cuando un país de servicios como España, se ve mermado de uno de los ingresos principales (Turismo), además del peso irremediable de la deuda, podría concluirse que España padece el mayor desequilibrio en sus cuentas públicas de los dos últimos siglos.

    Entretanto, vamos a dejar para mejor ocasión, la delirante opinión política de PSOE-PODEMOS, respecto a que el BANCO CENTRAL EUROPEO, condone la Deuda Pública qué tiene en su poder correspondientes a los países del Euro.

    Ello significaría, para España, una reducción de aproximadamente 385.000 millones de euros, pero probablemente también aquel axioma: “pan para hoy y hambre de nuevo para mañana”, ya que volverían a iniciarse locas y desenfrenadas carreras hacia nuevos endeudamientos, “desvistiendose a unos santos para vestir a otros”.

    A mi juicio, se trataría una medida irresponsable y económicamente suicida, de salto al vacío, no exentas tampoco de riesgos para las Instituciones Monetarias, los cuales, al final, ya podemos imaginar en quiénes recaerían bajo una forma u otra.

    Si a los datos habituales de “buenas perspectivas”, añadimos, los comunicados por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, sobre el capítulo de desempleados a finales de enero 2021, cifra ascendente con 73.000 nuevos incorporados al paro, alcanzamos los casi cuatro millones actuales. cifra probablemente futurible en ascenso, dadas las circunstancias, y con Andalucía a la cabeza del paro.

    Finalmente, en cuanto a déficit público (cuando la diferencia entre ingresos y gastos del Estado es negativa), la ministra Montero adelantó el pasado enero, qué España cerraría 2020 con un déficit sin par del 11.20%, un punto menor qué el adelantado por los expertos el pasado otoño. Ya veremos en el resto del próximo trienio, la oscuridad aciaga que probablemente nos espera, ya que el vencimiento de los plazos de los nuevos compromisos contraídos, aún se encuentran por llegar, además de los del pasado.

    ¡ Uff ¡,  el aspecto, es de no poder hacer pronósticos hasta finales del 2023, dada nuestra dependencia, y, mientras tanto, casi únicamente confiar en nuestros propios medios, pensando en dejar a mis biznietos, (si llego a tenerlos). una especie de urna de cristal, conteniendo lo publicado en estos años difíciles por los Medios de Comunicación, a fin de qué comparen, si nos hemos equivocado, o no...........

    Subir