4 de agosto de 2020 4/8/20
Por Jesús Antonio Rodríguez Morilla
Un medio ambiente sin confinar - RSS

España huérfana de recursos en escenarios cada vez más convulsos

    FOTOS
    España huérfana de recursos en escenarios cada vez más convulsos- (foto 1)

    Algunas actuaciones políticas y de rebote plasmadas en algún que otro dignatario en sus ruedas de prensa, al uso de las circunstancias actuales, suelen responder en su mayoría a comportamientos de esfinges de expresiones vacías y robóticas, las cuales podrían ser calificadas como “postureo”, y que no es más como nuestros lectores conocen, una especie de neologismo consistente en el dominio de una serie de poses, comportamientos o “cruz de guía” obligada en un camino pedregoso acorde con la gestión de la situación.

    De ahí, que ciertos sectores de Medios de Comunicación acaben no tolerándolos.

    Pero no siempre sus pretendidos golpes de efectos basados mayormente en   autosuficiencias, fantasías o cambios de estrategias suelen causar el efecto deseado entre sus destinatarios o electorado.

    A veces, la persuasión o estrategia pretendida por el gobernante e inserta en su discurso político del momento, no es contemplada o aceptada de igual manera, vista desde la óptica de las vivencias intimas y familiares inundados de dolor jornadas tras jornada, qué junto a los Medio de Comunicación, asisten a los mismos acontecimientos, pero con otra percepción distinta de las entelequias o resultados equívocos de sus gobernantes.

    Nadie duda de que nos encontramos ante una situación excepcional denominada bajo un punto de vista civilista: “causas sobrevenidas y/o inesperadas”.

    Es decir, nadie va a culpar directamente al dirigente o Gobierno de turno de la existencia del coronavirus, pero sí lo hará respecto a la forma de afrontar consecuencias, gestión y resultados.

    O sea, no existirá una relación directa causa-efecto, y el administrado no identificará la situación sobrevenida con sus gobernantes, pero sí va a tener latente en su propio pensamiento o en retina, entre otros, valga en esta ocasión el ejemplo, la forma culposa de gestionar los sumatorios diarios de hasta la fecha unos 200.000 contagiados y unos 20.000 fallecidos, pudiendo considerar el agotamiento de aptitudes para reconducir cuanto antes a un País en unos tiempos aún más difíciles por llegar.

    No se trata de seguir el ejemplo estadounidense por “imposibilidad manifiesta”, claro, pero resulta fiable la Administración Trump, observada como alejado modelo, siempre con recursos (A), (B) o (C) en la “chistera presupuestaria”, tiene previsto de aquí a junio, y a tenor de cada situación concreta, permitir a los Gobernadores de los Estados tomar las riendas de una “resurrección”, según Washington Post, de su economía a través de las nuevas reaperturas económicas y visionarias del presidente.

    Mientras tanto, otros programas conflictivos como los de carácter fiscal; los cheques-ayudas de estímulo; los sanitarios y manifestaciones como la de Lansing – Michigan, etc. conviven a dúo en un país que soporta unas cifras conocidas superiores a 700.000 contagios y 39.000 fallecidos según datos de la Universidad John Hopkins, sin olvidarnos de los 22 millones de desempleados.

    Siempre ha supuesto parte del milagro USA, la capacidad de convivir y levantarse sobre infinidad de dificultades que tumban a la mayoría de los países, pero qué para ellos, no pasa de lo que han llegado a calificar como un segundo Pearl Harbor o Torres Gemelas.

    ¡Como nos gustaría!, disponer únicamente de unas gotas mágicas de confianza para esparcirlas sobre los responsables de todo este cisma político, porque la esperanza la tiene España, siempre a raudales, pero existen ocasiones en las que hacen falta ejemplos políticos de “buenos padres de familia”, y afanes regeneracionistas tan faltos últimamente en nuestra reciente historia.

    Hemos continuado, dentro de otras espirales, cometiendo errores respecto a la “metodología política” aplicada para conocer las cifras de afectados por la Pandemia, produciéndose distorsiones.

    Eso de fraccionar/manipular/omitir bajo supuestos dictados por la O.M.S. a disposición de diecisiete puntos de vista, según se interprete, ha tenido un corto recorrido gracias a la incredulidad de la opinión pública y Medios de Comunicación, y de lo cual ya se hizo eco de su irrealidad en su día, modificadosobraspublicas.com en su Artículo: “Sobresaltos en EEUU y de rebote en España”.

    Bastó con un sencillo estudio realizado aleatoriamente entre fabricantes de féretros en diversos puntos de España para conocer el incremento de producción alcanzado en los mismos, sin contar con los “stocks” disponibles en las empresas funerarias que había aumentado hasta un 40%.

    Otra fuente, la procedente de los Registros Civiles, todavía no acaba de aflorar.

    Mientras tanto, nuestros científicos y servicios de inteligencia deberán seguir cavilando sobre la presencia de esa especie de CABALLO DE TROYA, en esta ocasión no precisamente de carácter mítico, qué un día de la noche a la mañana, comenzó a aparecer disfrazado de coronavirus en nuestras ciudades y no precisamente como aqueos.

    Subir