20 de octubre de 2019 20/10/19
Por Vicent Aparici
Apuntes en libertad - RSS

La Valorización Energética de los residuos. Algunas ideas para centrar la cuestión

    La gestión de los residuos es una de esas cuestiones de amplia repercusión social y que sin embargo se trata siempre como una cuestión incómoda y que parece que nadie quiere afrontarla de forma clara y transparente por sus costes, por su mala imagen, por algunos errores que históricamente han sido cometidos en su gestión y por los prejuicios que sobre ella se han esparcido y en parte aceptados por la sociedad. Es obligación de todos cambiar estos estereotipos y asumir que una buena gestión de los residuos es una mejora social y además genera valor económico para nuestra sociedad.

    La Unión Europea y sus Estados miembros han ido desarrollando legislación durante muchos años para ir favoreciendo sistemas de gestión que mejoren las condiciones sanitarias y de entorno en primera instancia y actualmente se legisla para que los residuos, hasta donde sea posible, sean recursos que no se despilfarren y participen en las cadenas de valor en la producción de bienes y servicios.

    En este sentido la Directiva Comunitaria 98/2008 de Residuos y la Ley de Residuos y Suelos Contaminados de julio de 2011 de España, establecen una jerarquía de gestión de los residuos en la que la prevención de la producción, el reciclaje y la valorización, incluida la energética, se priorizan frente al vertedero.

    La Comunitat Valenciana está poniendo al día su marco de actuación con la revisión del PIR donde se recogen los principios de gestión de las normas comentadas incluida la valorización energética.

    La Comunitat Valenciana ha realizado en los últimos años un esfuerzo de modernización de la gestión de los residuos mediante la constitución de Consorcios de municipios para la gestión de los residuos de sus zonas geográficas. Con estas plantas hemos conseguido avanzar en los principios de gestión que señala la directiva,  la ley española y la valenciana y sin embargo nos falta dar valor a los rechazos finales de esas plantas que hasta ahora van a vertedero y pierden todo valor. No podemos permitirnos ese despilfarro.

    Se puede afirmar que la valorización energética es una actividad que mediante la combustión en hornos especializados, convierte en cenizas los residuos destinados a ser enterrados en un vertedero, y transforma  un problema en energía limpia y renovable aprovechando  todo el valor que tiene el residuo no recuperado o valorizado materialmente, en forma de energía. Está sometida a los controles más estrictos y a los límites de emisión a la atmósfera más exigentes. Por tanto, la valorización energética es  una de las alternativas básicas en el conjunto de un sistema integrado de residuos.

    Las nuevas tecnologías de alta eficiencia permiten obtener unos mayores rendimientos energéticos y alcanzar niveles inapreciables de emisiones atmosféricas. La normativa comunitaria exige un mínimo en la eficiencia de aprovechamiento de la energía contenida en los residuos para que una incineración sea considerada como valorización energética y tenga prioridad frente al vertedero.

    Razones normativas, energéticas y ambientales motivan la necesidad de introducir la valorización de rechazos de RSU en la gestión de la Comunidad Valenciana, que así se homologaría con otras regiones europeas de alto nivel de desarrollo y completaría la gestión de las plantas de los planes zonales eliminando en una parte sustancial la necesidad de los vertederos de rechazos.

     La valorización energética de los rechazos de la valorización material es necesaria para cumplir la norma del contenido máximo de materia orgánica enviada a vertedero.

    El PIR establece una previsión de residuos finales (rechazos) con destino a vertedero de 1,2 millones de toneladas año. La valorización energética de esas toneladas anuales de rechazos ofrece la oportunidad de:

    Reducir drásticamente el volumen de rechazos, permitiría disminuir el número y capacidad de vertederos y conseguir una mejor gestión del territorio.

    Aprovechar la energía renovable de los rechazos, equivalente a unas 400.000 t/a de petróleo y energías fósiles.

    Evitar la emisión de unas 300.000 t/año de CO2.

     El aprovechamiento de 1.2 mill. de toneladas de rechazos  permite generar electricidad con una potencia de unos 130 MWe.

    Por otra parte,  la introducción de la valorización energética de los rechazos en la gestión de RSU permitiría homologar a la Comunidad Valenciana con otras regiones europeas de elevado desarrollo económico, que ya han implantado hace tiempo la gestión integral de los RSU.

    Reciclado, incineración y vertido de residuos urbanos.
    Fuente EEA 2007

     

      

    La valorización energética es una operación de gestión que debe estar enmarcada en una política de residuos acorde a las orientaciones estratégicas y prescripciones de la Unión Europea y de los planes específicos de la Comunitat Valenciana, evitando la distorsión del principio de jerarquía y evitando modelos de gestión y tecnológicos dispares.

    Las nuevas instalaciones de incineración deben ser más eficientes en términos energéticos, lo que implica usar los residuos adecuados, con poder calorífico elevado y optimizar la producción de energía con tecnologías de alta eficiencia.

    Es preciso avanzar en la obtención de tasas de reciclado elevadas, en la optimización de los costes de gestión y en la protección del medio ambiente en términos de impactos y de recursos. Aquí tienen un papel fundamental los Consorcios de residuos.

     

     

     

     

     2 comentarios
    un mes
    un mes
    12/10/2011 09:10
    el problema es...

    Senyor Vicent Aparisi, no dubtem el que és legal normatiu i necesspari cara europa valoritzar els residus o no... el problema és que la població ja estem més que farts de com es gestionen aquests temes; exemple, 1- les plantes les volen ficar en entorns rurals deprimits amb l'objectiu de fomentar l'ocupació i l'economia d'aquestes zones (i per tant es pensen que els de poble estan bobos ja que després de dues dècades on l'administració valenciana s'ha passat pel folre les necessitats dels entorns rurals, ara els regalen treball a canvi de cendres tòxiques i fems), 2- les empreses "verdes" a qui cediran la gestió d'eixes instal·lacions tindran poca o cap cura pels òptims processos de descontaminació "europeus" (total com que és la mateixa administració qui revisa i fa els controls, tant senzill com no controlar res i ficar-se ells soletes la puntuació: un 10 a la gestió dels residus!); no s'obliden que els valencians estem farts de la manipulació econòmica-empresarial-politica habitual

    ocultar
    La Valorización Energética de los residuos. Algunas ideas para centrar la cuestión
    Subir