19 de septiembre de 2019 19/9/19
Por Vicent Aparici
Apuntes en libertad - RSS

Senda, camino y vía: Fernando VII versus Rodríguez Zapatero

Cedo hoy mi columna, con mucho gusto y a título póstumo a un buen amigo, que murió de repente, tal como solía hacer las cosas. Ello impidió que me despidiera de él como me hubiera gustado. Valga la reproducción de este artículo suyo, como mi homenaje a un buen republicano, buen amigo y excelente articulista. Gracias Juan.

Vicent Aparici

 

La fuente Larga. Juan E. Sanchis Girbés

Senda, camino y vía: Fernando VII versus Rodríguez Zapatero

Madrid, 10 de marzo de 1820: “Marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional” (Fernando VII, Manifiesto a los españoles). Madrid, 6 de diciembre de 2006, según recoge el periódico El Mundo, el presidente del Gobierno. JL. Rodríguez Zapatero, acerca de Herri Batasuna,  “mantiene su expectativa de que quienes hayan estado apoyando la violencia , vayan por el camino de la democracia, de la libertad y tengan el valor de hacerlo”. Senda: 1. f. Camino más estrecho que la vereda, abierto principalmente por el tránsito de peatones y del ganado menor. 2.f. Procedimiento o medio para hacer o lograr algo. 3. f. Cuba y Ur, carril (II de una vía pública. Camino: Del celtolat. Camminus, voz de or.hisp.cf.celtíbero camanon. 1.m. Tierra hollada por donde se transita habitualmente. 2. m. Vía que se construye para transitar. 3.m. Jornada de un lugar a otro. 4.m. Dirección que ha de seguirse para llegar a algún lugar. 5.m. Modo de comportamiento moral. 6.m. Adecuación al fin que se persigue. 7.m. Medio o arbitrio para hacer o conseguir algo. 8. m. Cada uno de los viajes que hacía el aguador o el conductor de otras cosas.

Con todo su lastre histórico, la “senda” de Fernando VII es definitoriamente más estrecha y angulosa que el “camino” de ZP. EL Deseado hablaba/mentía acerca de que toda la nación, y él el primero, marchara francamente por la senda de la Constitución de 1812. ZP le pide a Herri Batasuna que circule por el “camino”; es decir, menos gente y por vía más ancha. Pero no hay tu tía… Lo primero que tendría que haber hecho ZP, para no quedar como un absolutista, debería haber sido adecuar  sus propias manías, o compromisos adquiridos, a la vía constitucional (vía: 6. f. Entre los ascéticos, modo y orden de vida espiritual encaminada a la perfección de la virtud, y que se divide en tres estados: purgativa, iluminativa y unitiva) ascética, que es la que prometió cuando lo de su investidura; entendiendo “ascética” como camino de perfección democrática, fundamentado en el nuevo “talante” que decía aportar. Pero lo ha trapicheado todo a espaldas del Parlamento y ausente a la Constitución, una constitución que en sí misma se enmaraña “camino” de un nuevo modelo de Estado todavía no definido, pues no se sabe si será el que hay pero reducido a la mitad, una república federal con Estados miembros con menos atribuciones que las actuales autonomías, o una especie de confederación al estilo catalano/aragonés… Es difícil mantenerse fiel a unos papeles cuando los taifas esgrimen inacabables débitos transferenciales o ignotos particularismos fraudulentos. Hasta los  monarcas más más acrisolados en nuestra historia como “confederales” derramaron sangre por la unidad.. Pedro IV el Ceremonioso (tal apegado al protocolo) ha pasado a la historia como Pere el del Punyalet  porque, al intentar despedazar un pergamino de los que le obligaban a cumplir con el llamado Privilegio de la Unión, se atizó un tajo en la mano, de manera que –maldiciendo autonomías- fue a decir: “Privilegio que tanta sangre ha costado, no se debe romper sino derramando sangre”.

Y aquí, esto, todo esto del “proceso de paz” (que llaman), todo esto de los nuevos estatutos, todo esto de la memoria desmemoriada, huele a sangre… Se derramó mucha sangre (200 muertos) en el atentado que dio entrada a ZP en la Moncloa. Ganó legítimamente en las urnas, pero no se explican tantas trabas al esclarecimiento de los hechos. Tampoco el gobierno de Aznar se libra –por desidia culposa- del trasiego y mercadeo que, parece ser, había de dinamita. Sería sensato que ZP y Rajoy se sentaran y dejarán al margen a la honrosa morralla, porque, a 6 de diciembre del 2006, trae mala pinta. Tres años después de que Fernando VII se comprometiese con el talante liberal y democrático de la Constitución de 1812, entraban en España los Cien Mil Hijos de San Luis y el general Riego era ahorcado en la madrileña plaza de la Cebada. Fernando VII era absolutista, a ZP se le supone liberal… Parecen contrapuestos: versus significa contra, pero también significa “hacia”. Luego, cuidado.

ocultar
Senda, camino y vía: Fernando VII versus Rodríguez Zapatero
Subir