23 de julio de 2019 23/7/19
Por Vicent Aparici
Apuntes en libertad - RSS

En defensa de las Diputaciones

En estos momentos en que desde  el PSOE se aboga por hacer desaparecer las Diputaciones o querer “reinventar” su funcionamiento (Rubalcaba dixit), conviene recordar aquello que ha marcado nuestra línea de actuación en todo momento.

Para comenzar, quiero señalar un convencimiento claro “la provincia de Castellón y muchas otras, no tendrían un desarrollo sostenible sin la Diputación”. Ello lo demuestran los hechos que se pueden constatar. Se podría preguntar a los alcaldes de todo signo político del interior de nuestra provincia. También a los propios vecinos de estas pequeñas localidades. Muchos de ellos solo conocen y reconocen a los diputados provinciales y al presidente de la Diputación como políticos cercanos que les resuelven los problemas.

Entender la provincia sin la Diputación resultaría del todo imposible. Hacer desaparecer las diputaciones sería tanto como hacer desparecer las provincias. Es más, yo creo que lo uno encierra lo otro.

El  actual  texto  constitucional  dedica los artículos 137 y 141 a la Provincia,  si  bien  el  primero  de  ellos  de  forma  compartida con los Municipios  y  las  Comunidades  Autónomas.  El  artículo 137  garantiza la autonomía,  que  gozan  estas entidades, para la gestión de sus respectivos intereses

El artículo 141 instituye a la Provincia como una unidad básica dentro de   la  organización  del  Estado  y  con  personalidad  jurídica  propia, encomendando  su  gobierno  y  administración  a  las  Diputaciones u otras Corporaciones  de  carácter  representativo.

Por tanto cualquier planteamiento contrario a las diputaciones implicaría una necesidad técnica de un cambio en las disposiciones legales (la Provincia es una institución protegida por la Constitución. Sentencias de los años 1981 y 1983) pero además implicaría un daño irreversible a la actuación política basada en los principios de descentralización política y de subsidariedad, elementos fundamentales de un modelo de política de proximidad, tan necesitada hoy en dia.

No me cabe ninguna duda. Quien quiere hacer desaparecer las diputaciones lo hace pensando más en su interés partidista que en el interés del administrado.

Las Diputaciones, no lo olvidemos, se conforman con el voto más directo de los ciudadanos. El voto a las listas municipales. Y sin duda ese es un voto, hoy, mas orientado al PP. Es la única razón que se me ocurre para que Rubalcaba y el PSOE ( con algunas voces divergentes) digan hoy lo que dicen.

Acabo con una pregunta, ¿Cual es la alternativa del PSOE al modelo actual con Diputaciones? ¿Las comarcas? ¿Las mancomunidades? Experiencias poco positivas. Me temo que esa pregunta, de momento, queda sin respuesta.

 1 comentario
Trotamundos
Trotamundos
19/08/2011 07:08
Al Sr. Aparisi.

Sus razonamientos me parecen muy acertados. Yo como ciudadano preocupado por sus colegas (ciudadanos de a pie) creo que en mucho tiene Vd. razón. Habría que reinventar algo, que quizás al final, nos llevara a lo mismo o quizás menos funcional. Mi modesto entender, que ya que parece que Vds los políticos son un mal necesario, es que se clarificara para qué sirve cada diputado. No me diga Vd. para que coño nos sirve un asesor taurino, por ejemplo. Y ese por lo menos tiene nombre, pues hay asesores que nadie sabe que asesoran. Ahí es donde está el meollo de la cuestión y donde los de a pie pensamos que podrían ahorrarse muchas de las "perrillas" que se nos sacan via declaración de renta. Un cordial saludo.