20 de octubre de 2019 20/10/19
Por Vicent Aparici
Apuntes en libertad - RSS

Cuando un amigo se va

    Escribía hace unos años que lo que diferencia a un político, de un gran político, es la capacidad de liderazgo, la capacidad de ser el impulsor de una necesaria transformación de la realidad que hereda, para promover el cambio necesario que catapulte la zona administrada políticamente, hacia cotas de mayor bienestar. Por tanto, liderar un camino hacia el mayor desarrollo económico posible, con el mayor desarrollo social posible y con la idea clara de preservar el medio que va a soportar ese desarrollo y de forma que todo ello tenga continuidad en el futuro .Es lo que llamamos, apostar por el desarrollo sostenible.

    Decía también que Carlos Fabra, es un ejemplo claro de ello. Hoy reafirmo todo aquello. Veintidós  años de su vida dedicado a propiciar el desarrollo sostenible de la Provincia de Castellón, junto a todos y cada uno de los agentes sociales de la misma, desde la presidencia del Partido Popular de Castellón. Y para ello tuvo que luchar de una forma intensa, incluso contra una dura enfermedad, y tomar decisiones, como todo líder toma, que no resultan indiferentes a nadie. Por que el político mediocre, es indiferente a todos. El gran político, es decidido, tenaz, valiente, arriesgado y no duda nunca cuando tiene claro lo que es bueno para sus administrados. Y luego es capaz de defenderlo ante todos, los suyos y los otros y por ello también a veces resulta incomodo para todos.

    Carlos Fabra, no puede ser indiferente a nadie y él lo sabe perfectamente pero no le importa que sea así, y los que hemos aprendido a su lado, salimos contagiados de esas formas políticas, que hacen del Presidente del PP de Castellón, un político irrepetible. Su lealtad a su provincia y a sus convicciones están por encima de todo, porque Carlos es una persona leal y honesta, de gran corazón y con la voluntad decidida de trabajar por su tierra más todavía en tiempos difíciles para los ciudadanos.

    El Partido Popular, tiene en Carlos Fabra, un gran exponente del modelo de gestor que se requiere en cualquier administración, y por tanto un político que ha cosechado los más espectaculares resultados electorales de nuestra formación en la provincia. Conviene que nadie ignore esa realidad.

    Y nuestros adversarios políticos (a menudo mas enemigos que adversarios) también lo saben y por ello dedican, aún, todo su esfuerzo a atacarle personalmente.

    Carlos Fabra, ha liderado el mayor proceso de transformación del PP de la provincia de Castellón y a la vez lo ha hecho también con  nuestra provincia. Veintidos  años de buenas ideas y de buena gestión, de magnifica relación entre un partido provincial totalmente remodelado en su organización y los agentes sociales de la provincia. Veintidos años para conseguir importantes planes de infraestructuras de comunicación, culturales, sociales, de deporte o ambientales, en colaboración con la administración autonómica y con el gobierno de España cuando fue posible. Veintidos años en definitiva de magnifica gestión al frente del partido  en nuestra provincia y 16 al frente de la Diputación..

    La realidad de la provincia de Castellón, es ahora bien diferente. Los pueblos de la provincia se encuentran mejor atendidos y los necesarios proyectos para el desarrollo futuro, como el Aeropuerto. La lucha de nuestro presidente para traer la necesarias infraestructuras a Castellón va a continuar y en ese empeño vamos a estar todos, algunos desde el propio parlamento y desde la cercanía de nuestro gobierno.

    A Carlos Fabra, no le faltó la lealtad, ni el esfuerzo de todo el PP de la provincia, para que su liderazgo fuera el motor político de la misma mientras él lo consideró. Somos, siempre, una piña entorno a nuestro partido y en torno a nuestro presidente. Lo fuimos con Carlos Fabra y lo seremos con Alberto Fabra y con Javier Moliner.

    Mi mejor homenaje hoy, a Carlos, lo resumiría la letra de aquella bonita melodía  “cuando un amigo se va, deja un espacio vacío….”.  Desvelo un pequeño secreto. En una de tantas discusiones que tuvimos (algunos podrían pensar que no) le dije “ya verás que cuando te vayas de la Diputación me iré también yo”. Y así tuvo que ser. No recuerdo si me referí a la dirección del partido también. En cualquier caso siempre seré un piñón de esa piña del PP. Es lo que de él aprendí.

     3 comentarios
    Paco Puchol Ten
    Paco Puchol Ten
    09/07/2012 01:07
    Un turiferario del mismo son gregario

    Es verdad que todas las personas en nuestro actuar ejecutamos obras, o expresamos criterios, pareceres etc. más o menos afortunados. Incluso afirmo que la mayoría de las acciones son buenas, no obstante en el caso del Sr. Carlos Fabra y con referencia a la Asociación Democrática Provincial Peñagolosa, G.M. (Gente Mayor), la ha discriminado desde su fundación. Tal circunstancia califica al representante político.

    ocultar
    Cuando un amigo se va
    Subir