17 de noviembre de 2019 17/11/19
Por varios autores
La Palestra - RSS

¿El síndrome de Rebeca?

    Lo primero que me gustaría afirmar es que, desde aquí, envió la más calurosa enhorabuena y felicito a  la portavoz del grupo municipal de Compromís de Benicarló, no por sus resultados electorales, que supongo  no serán de su agrado dadas las expectativas autogeneradas, si no por el hecho de llegar a comprender el gran alivio que debe sentir después de salir del equipo de gobierno del que ha formado parte  durante cuatro años. El alivio deber ser mayúsculo dado que parece que estaba rodeada de gente maleducada y gente carente de valores. Ha sido necesario, al parecer, que los benicarlandos y benicarlandas la hayan colocado en la oposición para ver la luz. 

    Que al grupo municipal de Compromís no le guste, no comparta las retribuciones salariales del consistorio, ningún comentario. Es su opinión y como no puede ser de otro modo, totalmente respetable. Las razones están explicadas. Se pueden compartir o no hacerlo.

    Me llama la atención que desde el lugar que otorgan los dos concejales obtenidos, se ejerza esa labor de oposición con dimes y diretes : que “un testigo ha visto a la alcadelsa dirigiéndose al primer teniente alcalde, para insultar a la portavoz de Compromis”. Fantástico. Y se preguntan si para eso quiere el Psoe la mayoría absoluta, para insultar. Solo una cosa: para insultar a alguien no es necesario tener mayoría absoluta, puede hacerse incluso con solo dos concejales.

    Jamás la alcaldesa ha insultado a nadie, ni en el último pleno, ni durante la pasada legislatura, ni en todos los años pasados en la oposición. Hablar en esos términos de tus exsocios, cuando solo han pasado dos o tres meses,  solo es posible desde la no aceptación de los resultados, o simplemente, de responsabilizar de los mismos a los demás. El Pspv-Psoe, no es responsable de la pérdida de dos concejales por parte de Compromis. El Pspv-Psoe no es responsable de que Compromís haya quedado relegada a la cuarta fuerza política. El Pspv-Psoe no es responsable de que  su coalición con ERPV no haya podido repetirse ( por cierto, la exconcejal de transparencia aun no ha explicado los motivos de la ruptura con ERPV. #Transparencia). El Pspv-Psoe no es responsable de que Compromis Benicarló, sin esa coalición con ERPV, haya perdido 850 votos, es decir casi el 50% de los que obtuvo con su coalición con ERPV en 2015.

    Las contaremos, sí. Contaremos las veces que Compromís coincide con los que en teoría iban a ser, según Compromis, los socios para esta legislatura del Pspv-Psoe. Y más ahora, que se ha anunciado que van a ser “la oposición”, tal y como hace Ciudadanos a nivel nacional: siendo la tercera fuerza, pretende ser la líder de la oposición. En este caso la autoproclamación se hace desde el cuarto lugar de representación, dejando entrever que los demás van hacer dejación de sus funciones. Demasiado pronto para hacer tantas valoraciones. No estaremos ante una versión política, salvando las diferencias, del llamado SÍNDROME DE REBECA?

    ocultar
    ¿El síndrome de Rebeca?
    Subir