17 de noviembre de 2019 17/11/19
Por varios autores
La Palestra - RSS

Por higiene mental rechazo la apuesta de Ciudadanos Benicàssim por un turismo barato: ese que huele a orín, a alcohol y a porro

    FOTOS
    Por higiene mental rechazo la apuesta de Ciudadanos Benicàssim por un turismo barato: ese que huele a orín, a alcohol y a porro- (foto 1)

    Incredulidad, desconcierto e indignación es lo que me han causado las declaraciones que ha vertido alegremente la Teniente de Alcalde de Benicasim, Cristina Fernández, líder de Ciudadanos en la población. Su desconocimiento, una vez más, alcanza cotas preocupantes y esto perjudica seriamente a los benicenses.

    La Teniente de Alcalde dice en el periódico digital Todobenicàssim (02/08/2019): "Benicasim es sol, playa, montaña, gastronomía, buen clima, actividades por doquier y, sobre todo, es gente hospitalaria con ganas de dar y ofrecer el mejor de los servicios a los visitantes". Es cierto, pero Benicasim también es acordes de guitarra (LIII CERTAMEN INTERNACIONAL DE GUITARRA FRANCISCO TÁRREGA); es humor entre bambalinas (XXVI FESTIVAL DE TEATRO CON BUEN HUMOR); son máscaras que juegan con el blanco de las olas del Mediterráneo (XXVIII FESTIVAL DE TEATRO Y BIBLIOTECA DEL MAR); es ruta de senderismo para conocer la arquitectura religiosa, es triple salto (Marcos Lozano, bronce en el Campeonato Nacional de Atletismo); es luz del pasado (XX ciclo música sacra); es tronco de naranjo hecho arroz (XXXIX día de las paellas); es pulmón de los benicenses y visitantes (paraje del Desierto de la Palmas)...

    La edil de Ciudadanos afirma que no quiere quedarse atrás respecto a otras ciudades: "tenemos que dar otro paso. Y este paso se da apostando por las nuevas tecnologías y por el desarrollo sostenible". Pues bien, como no explica en que consiste el desarrollo sostenible de nuestro turismo, me voy a tomar la licencia para dar unas ideas de mi visión sobre lo que significa un desarrollo sostenible para nuestra ciudad:

    1. El turismo es un acicate para lograr el acceso al agua potable, a la higiene personal, a la salud y la seguridad individual y familiar.
    2. El turismo puede mejorar la infraestructura y accesibilidad urbana, promover la regeneración de los desperfectos ocasionados por el paso del tiempo y preservar el patrimonio cultural y natural. Priorizar la inversión en transporte más eficiente, menos contaminación, en recogida de residuos, en educación por el reciclaje, …,  con el fin de obtener una bandera verde que nos dé la calificación de ciudad verde.
    3. El turismo que deseamos debe estar implicado en evitar el despilfarro de la energía, de los recursos hídricos, buscamos el turista que en su ciudad de origen practica el reciclaje y aprecie la diversidad biológica y que es consciente que su presencia en Benicasim implica creación de empleo.
    4. El valor ecológico añadido a nuestro turismo, lo aportan los turistas implicados en el respeto al medio ambiente,  y que son conscientes que, con su presencia en nuestra ciudad, se produce un aumento de contaminación y que están dispuestos a implicarse para reducirla al máximo.
    5. Nuestras banderas azules dependen de la salud de los ecosistemas marinos de nuestras playas. El desarrollo turístico ha de formar parte de una gestión integrada de las zonas costeras, a fin de apuntalar la conservación y preservación de nuestro frágil hábitat marino y contribuir al uso sostenible de los recursos que nos aporta el mar.

    Para colmo, en otro momento de la entrevista, la Teniente de Alcalde de Benicasim, dice: "El FIB y el Rototom han dado buena cuenta de ello (desarrollo turístico sostenible) con sus iniciativas, y ahora es el turno de las administraciones y de los empresarios locales para que todos tomemos conciencia colectiva de un problema que ha venido para quedarse". Deduzco de sus palabras que el modelo que nos propone ciudadanos nos ha venido de la mano del FIB y del Rototom. ¡Dios Santo! ¡Nada más lejos de la realidad! Y los vecinos de Benicasim entenderán mi indignación. Discrepo con rotundidad. En ningún momento estos festivales cumplen con los cinco indicadores de turismo sostenible que he identificado. Parafraseando a la vicepresidenta del gobierno de España, Carmen Calvo, le diré: No bonita, no, estos festivales son la antítesis de un turismo de calidad y sostenible. Por eso me opongo a este tipo de festivales que vienen a espantar el turismo de calidad y familiar que hemos tenido en tiempos pasados. No a los festivales que hacen aumentar la inseguridad ciudadana (pregúntele al Jefe de Policía Local el tipo de delitos que se cometen en el espacio temporal del FIB y del Rototom), la contaminación, el despilfarro de las energías, la excesiva incineración de los plásticos y residuos, recuperación de calles y playas a causa de la vomiteras,… ¿Cuál es problema que ha venido para quedarse?

    Como sé de su preocupación por no despilfarrar los impuestos de los benicenses coja el libro de contabilidad del ayuntamiento, que está a su disposición como miembro del equipo de gobierno, y vea lo que cuesta a los ciudadanos estos festivales. Dígame si miento cuanto le digo: ganancias cero, todo son pérdidas.

    Los que llegan a liderar la nueva etapa del FIB distan mucho de estar implicados en la conservación del medio ambiente como sus amigos del Rototom. sus fumatas contaminan el aire de las plazas, calles y playas. ¿Sabe Ud si tienen una segunda oportunidad los residuos que dejan en nuestra ciudad?

    En este cambio de titularidad del FIB sería un buen momento para saber si los benicenses quieren los festivales y si sale la opción sí en un referéndum, aceptaré la opción de mis convecinos pero exigiré que el coste para el Ayuntamiento sea cero y si contaminan sean sancionados económicamente.

    Yo, como Ud, apuesto por un turismo de calidad y familiar, que deje beneficios económicos en nuestros hoteles y apartamentos turísticos, en comercios y restaurantes, que respete nuestras playas, nuestro paraje del Desierto de las Palmas y que nos aporte valor añadido.

    No queremos un turismo barato, un turismo de botellón, de supermercado, de olor a orín, a alcohol y a porro... ese que tanto parece que le guste a Ciudadanos y que tantos quebraderos de cabeza y molestias nos va a causar a los vecinos de Benicasim. Yo, no quiere ese turismo.

    ocultar
    Por higiene mental rechazo la apuesta de Ciudadanos Benicàssim por un turismo barato: ese que huele a orín, a alcohol y a porro
    Subir