5 de agosto de 2020 5/8/20
Por varios autores
La Palestra - RSS

Fast fashion

    FOTOS
    Fast fashion- (foto 1)
    Fast fashion- (foto 2)

    Fast Fashion es el ciclo de producción rápida de ropa barata, a un costo muy alto; pensad en el grupo Inditex (Zara, Bershka, Pull & Bear...), Mango, Shein, Victoria’s Secret, United Colors of Benetton, H&M, y Primark por nombrar algunos. Es la segunda industria más contaminante del mundo, después de la industria petrolera. Dado que el transporte y los textiles no son baratos, los ahorros y beneficios provienen de la mano de obra.

    Las condiciones de trabajo inhumanas, los salarios por debajo de la pobreza y el trabajo infantil son sólo algunas de las condiciones horribles que estos productores desafortunados enfrentan; además de la fabricación y la producción del textil.

    Una sola camiseta de algodón consume más de 10.220 litros de agua (lo que equivaldría a 170 duchas). 

    Los niños en el extranjero siguen siendo explotados para recoger algodón; respiran fertilizantes tóxicos que se utilizan para aumentar la tasa de producción a bajo costo. 

    Debido a la cultura misógina y anticuada de los países en desarrollo, las mujeres suelen ser acosadas sexualmente por sus empleadores y compañeros de trabajo porque su gobierno no hace cumplir los derechos en el lugar de trabajo. La baja por maternidad es rara vez otorgada, y la mayoría de los niños o bien se abortan debido al agotamiento de la madre, o nacen con horribles defectos de nacimiento producidos por la toxicidad de los químicos empleados.

    Todo lo expuesto pone en relieve una pregunta: 

    ¿Cómo puede Usted, un residente de Alicante, ayudar? Cada vez que compra un artículo de esas características, está aceptando esas lamentables condiciones; está financiando la marca y diciéndoles que desean más artículos similares. Está de manera directa apoyando sus prácticas poco éticas, en respuesta, crecerán y continuarán.

    Comprar ropa local, reciclada, usada, de segunda mano, consignada y ética no sólo no es tan perjudicial para el medio ambiente y reduce la mano de obra inhumana, sino que además muchas de estas empresas sostenibles donan sus beneficios a organizaciones que apoyan el concepto de “slow fashion”, contrario a las prácticas inicialmente descritas.

    Mucha ropa de las tiendas de segunda mano fue fabricada inicialmente por la industria de la moda rápida, pero cuando se compra un producto anteriormente usado no se apoya a la marca principalmente, sino que reciclando, se le da una nueva vida. Por esta misma razón es importante no tirar ropa que ya no se quiera ya que otra persona la puede usar.

    Muchas personas responden a esta cuestión con, "bueno, no se puede salvar el mundo" o "una compra no cambiará la situación"...

    No, no puedo salvar el mundo; al igual que un solo céntimo no vale nada, sin embargo un céntimo invertido en una acción exitosa puede brotar en un millón de euros; así como mi idea de tratar a la humanidad con respeto está siendo compartida a ustedes, los lectores de elperiòdic, y si se lo cuentan a sus amigos y estos cambian sus hábitos también, pronto las corporaciones poco éticas cerrarán sus negocios o cambiarán su forma de llegar al público.

    Subir