elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià
Por varios autores
La Palestra - RSS

Eduardo Dolon, el peor gestor de la historia de Torrevieja

    FOTOS
    Eduardo Dolon, el peor gestor de la historia de Torrevieja- (foto 1)

    En su primera etapa como Alcalde de Torrevieja, Eduardo Dolón tras dejar la arcas vacías y el Ayuntamiento lleno de deudas comerciales con proveedores y con los bancos, tuvo que aprobar un Plan de Ajuste para el período 2012 a 2022, aprobado en sesión plenaria de fecha 30 de marzo de 2012, que entre otras muchas restricciones obligaba al Ayuntamiento de Torrevieja a reducir en 2,5 millones de euros anuales el futuro contrato de Aseo Urbano, Plan de Ajuste que obligaba a formalizar un préstamo de casi 17 millones de euros, destinado al pago de facturas a los proveedores.

    Eduardo Dolón liquidó los ejercicios de 2012 y 2013, con unos gastos realizados pendientes de aplicar al Presupuesto de 31,8 y 29,5 millones de euros respectivamente, un nuevo récord negativo de deuda comercial, por partida doble, en la historia de Torrevieja.

    Además, dejó una deuda bancaria a 31 de diciembre de 2018, de 63 millones de euros.

    Como consecuencia de todo ello, las inversiones municipales tuvieron que paralizarse, excepto las destinadas al pago de sentencias como consecuencia de expropiaciones de terrenos, que ascendieron a 16,1 millones en el año 2012, a 11,5 millones en 2013, y 10,1 millones en 2014.

    Después vendrían las cantidades millonarias para el pago de intereses de estas expropiaciones que tuvo que afrontar el gobierno de José Manuel Dolón.

    Las inversiones ejecutadas por Eduardo Dolón en los años 2013 a 2015, como consecuencia del Plan de Ajuste, apenas alcanzaron un total de 1.572.000 euros en tres años, un nuevo récord negativo en la inversión de Torrevieja.

    El equipo de gobierno de José Manuel Dolón, consiguió sacar adelante la modificación de crédito nº 7/2016, que se aprueba en sesión plenaria de 25 de agosto de 2016, con el voto a favor de los 12 concejales del equipo de gobierno, y los 11 en contra del P.P., que suponía la habilitación de un crédito extraordinario de 17 millones de euros, con objeto de amortizar anticipadamente los préstamos que financiaban el Plan de Ajuste, y que paralizaba la gestión municipal, gracias al despilfarro  de la gestión de Eduardo Dolón.

    En la actual etapa de gobierno de Eduardo Dolón, con todo a su favor, mayoría absoluta, 4 directores generales, dos habilitados nacionales en comisión de servicios y más asesores que nunca, las cuentas saneadas por el gobierno a José Manuel Dolón, que redujo el endeudamiento bancario de menos de 20 millones de euros a 31 de diciembre de 2018, la suspensión de las reglas fiscales durante los años 2020, 2021 y 2022, y la posibilidad de utilizar los remanentes de tesorería para gastos generales, por importe de 93,8 millones de euros en 2021 tras la liquidación de 2020, y de 85,4 millones de euros en 2022 tras la liquidación de 2021, solo ha sido capaz de ejecutar inversiones en tres años, por importe de 4,4 millones de euros (1,25 millones en 2019, 1,27 millones en 2020 y 3,85 millones en 2021, de los cuales 2,5 millones los ha utilizado para comprar inmuebles y solares), disponiendo de un presupuesto para inversiones en los tres años de casi 100 millones de euros( 10,73 millones en 2019, 20 millones en 2020  y 68,66 millones  en 2021).

    En 2022, dispone de un presupuesto de inversiones de 71,24 millones de euros, de los cuales 50,57 millones corresponden a remanentes de inversiones de los años anteriores que no ha podido ni sabido ejecutar en los dos últimos años. y 20,67 millones corresponden a la modificación de créditos nº 1 de 2022, aprobada definitivamente el 10 de junio de 2022, que tampoco podrá en 2022.

    Teniendo en cuenta que el Ayuntamiento no tiene capacidad económica para afrontar durante los próximos 15 años el contrato multimillonario de las basuras, fundamentalmente por la reducción de los ingresos del impuesto de Plusvalía, el Ayuntamiento tendrá que realizar un nuevo Plan de Ajuste en el momento en el que el gobierno del Estado levante la suspensión de las reglas fiscales, que impedirá realizar nuevas inversiones, tal como ocurrió en el cuatrienio anterior del nefasto gobierno de Eduardo Dolón de 2012 a 2015.

    Subir