20 de agosto de 2019 20/8/19
Por Jesús Montesinos
La Nube - RSS

El BLOG de una PYME: Lo difícil es salir a vender

Todos nos hablan de internacionalización. En los cursos de la Cámara y en la asociación de autónomos siempre viene uno que sabe mucho que nos dice que hemos de vender fuera y conocer más cosas. Lo dicen hasta en la tele. ¡Que guay! Lo pintan tan bonito que en el polígono todos estamos haciendo planes para irnos a un viaje para vender algo en Qatar. Allí atan los perros con longanizas. ¿Será verdad?

Así que cuatro del polígono nos hemos puesto de acuerdo en el bar y nos vamos a buscar mercado, como dicen los de la cámara. Uno de nosotros tiene un primo que habla inglés y está en el paro, así que hemos ido a decirle si quiere hacer un par de viajes. Está por la labor, pero nos hemos puesto a hacer números de su viaje y los preparativos consiguientes, no va a irse con una mano delante y otra atrás. Así que de entrada mil euros por cabeza para empezar a saber dónde se tiene que ir el nuevo representante.

Cuando ya ha brujuleado lo bastante nos ha dicho que mejor íbamos a la cámara, a la conserjería de industria y a hablar con un despacho que sabe que se dedica a esos contactos. Por pura casualidad (¿será casualidad?) todos nos han dirigido al consabido despacho. Y allí hemos ido. Por sentarnos a hablar mil euros más y para conocer detalles de mercados y tener contactos, unos cinco mil por empresa. Cobran lo que valen, el problema es saber si a nosotros nos sale a cuenta, porque los contratos no te los asegura nadie. ¡Coño con esto de internacionalizar!

Así que vuelta a empezar con la ilusión de Alemania, los árabes y los chinos. Si ha ido Zara nosotros también podemos. Hemos contactado con un diputado que está en Bruselas y sabe de todo eso, y nos ha mandado paquetes de folios donde explican las ayudas que da la Unión Europea para que las pymes nos internacionalicemos. Toda la tarde leyendo y luego nos hemos ido al gestor que nos hace las nóminas y el impuesto de sociedades para que nos aclare los trámites. Y la lista de papeles a rellenar, avales y hojas de Excel es de tal calibre que nos ha mareado. ¡Coño! ¡Pero si nosotros lo que hacemos es tirar de troqueladora!

Vuelta al bar y a reflexionar sobre la internacionalización de nuestras empresas. Y no encontramos solución, así que he llamado a mi hijo que está de becario en Alemania y le he dicho si encontraría un par de amigos para que se llevaran unos euros enseñando el muestrario en unas fábricas. Mi hijo me ha hecho un muestrario para internet y un par de cosas más, y los chicos ya andan dando vueltas por Hamburgo. Ya me he internacionalizado y tienen razón: hay que hacerlo. Pero a mi manera, que no me toquen los cojones.

ocultar
El BLOG de una PYME: Lo difícil es salir a vender
Subir