19 de octubre de 2019 19/10/19
Por Edgar Fernández Vidal
La voz de la juventud - RSS

Ni los buenos tan buenos, ni los malos tan malos

    Han pasado dos días desde los altercados en Madrid del 25-S. Al respecto muchas valoraciones podemos hacer, todos los puntos de vista aceptables son, pero más que opiniones la gente lo que busca es objetividad. Cansados de ver como en los medios de comunicación como se transgiversa la información tanto por parte de la derecha como por la izquierda, creo firmemente que debemos arrojar un jarro de agua fría a esta situación y pensar muy bien lo que decimos.

    Muchas son las imágenes y los videos que, manipulados o no, se han publicado por internet y las redes sociales se han encardado de hacer eco de ellos. Pero por esta vez desobedecería el dicho de que mas vale una imagen que mil palabras y me centraría en eso en las palabras. Palabras en forma de cifras que indican que los altercados se saldaron con 25 policías heridos, de los cuales la inmensa mayoría tienen contusiones por los objetos lanzados por los supuestamente pacíficos. Hay calles enteras sin un adoquín, se ve que funcionan muy bien como arma arrojadiza….

    La policía es el cuerpo nacional de seguridad del estado y su función es la de hacer cumplir las leyes y proteger nuestro estado de derecho. Un estado de derecho que con mucho esfuerzo hemos conseguido los ciudadanos. Así pues, y a mi modo de ver, las cargas en algún momento deben ser legitimas, ¿Qué hacemos si no? ¿Dejar que les lancen trozos de la calzada hasta matarlos? Cada uno tendrá una opinión sobre cual es la línea que separa lo pacífico de lo violento, pero en un ataque de empatía me pongo en su piel y no se hasta que punto aguantaría que me apedrearan. Somos humanos y como tal tenemos nuestros límites, y sí, la paciencia también tiene un límite.

     6 comentarios
    un lector
    un lector
    11/10/2012 12:10
    la palabra transgiversar no existe... es tergiversar

    No es mi intención discernir acerca del contenido de tu comentario de opinión. Pero sí es rogarte que, por favor, antes de publicar cualquier texto, revises el contenido del mismo. En este comentario en concreto utilizas la palabra transgiversar, en lugar de la correcta ( admitida por la RAE) tergiversar. Si lo que pretendes es que la oportunidad que te han ofrecido de publicar tus artículos de opinión, sirva de plataforma de lanzamiento de tu carrera política, con este tipo de errores tal vez logres el efecto contrario. Porque a veces, no es suficiente con tener una buena educación, hay que tener cultura. Espero que logres tus objetivos, que nos deleites con tus comentarios y que no vuelvas a cometer más errores de este tipo. Atentamente, un lector.

    ocultar
    Ni los buenos tan buenos, ni los malos tan malos
    Subir