16 de septiembre de 2019 16/9/19
Por Paco Ventura
Esbargiments - RSS

El Teatro Principal

Año 1.955. Grupo de chavales que formaron parte del Coro de Cantores del Colegio Salesiano de Burriana, actuando en el ya desaparecido Teatro Principal de nuestra Ciudad.

En aquel añorado, al menos por mí, Teatro Principal, actuaron los mejores artistas de la época y también, en ocasiones, el grupo de cantores del Colegio Salesiano, dirigidos por D. Francisco Pujular, (a) “El Bota” y algún grupo más de otros Colegios de la Ciudad.

No es mi intención comparar a estos chavales con los famosos Rafael Farina; Antonio Amaya; Los Xey; Antonio Molina; El Príncipe Gitano y un largo etcétera, pero si quiero que se conozca que alguno de ellos podía haberse dedicado con éxito a la canción Española e incluso a la Zarzuela o la Opera, como era el caso de mi buen amigo Ramón Felip, “Ramonet”, que, a no dudar, podía, de no haber estado interno en el Colegio, “mojarle la oreja” al famoso Joselito, aquel “Pequeño Ruiseñor” de la época.

La primera vez que subí al escenario del Teatro Principal, me impresionó ver, sobre la parte trasera del telón que cerraba el escenario, las firmas de tantos y tantos artistas que habían pasado por allí, así como un agujero hecho en el mismo telón, que les servía para comprobar, con carácter previo a su actuación, cual era la afluencia de público que acudía a ver el espectáculo.

Aquel pequeño pero “coqueto” teatro, con sus palcos pegados a ambos lados del escenario, fue parte de la historia cultural de nuestra Ciudad, pues cultura es al fin y al cabo todo género de canción y representación teatral.

Además de las actuaciones de “folklóricas” y otros artistas de la época, recuerdo igualmente alguna obra de teatro Valenciano o Sainete, entre los que recuerdo aquel que llevaba por título “Se canvia moto per sogra”.

Hoy en día, son los integrantes de las Comisiones Falleras, quienes, con un sacrificio digno de todo elogio, nos hacen disfrutar de esas obras de teatro Valenciano que tan bien acogidas han sido por el público en general. Como es natural, no podemos comparar estas actuaciones con las que podrían ser representadas por un grupo de artistas profesionales, y quien así lo espere, deberá cambiar “el chip”. Ojalá estos “artistas” falleros, pudieran disponer de un Teatro como el Principal. Estoy convencido que alguno destacaría a nivel profesional.

Como verán, la foto no tiene desperdicio. Estos muchachos tuvieron que agenciarse los “aperos” y ropas necesarias, para poder salir al escenario y representar aquel fragmento de “Los Cocineros”, pues la “Compañía” no disponía de “capital” suficiente para proporcionárselos y de ahí la disparidad de la “vestimenta”, circunstancia que igualmente podría producirse en tiempos actuales, dada la crisis que padecemos. No obstante, a pesar de las vestimentas y del tiempo transcurrido, espero que alguno de estos muchachos pueda reconocerse.

Pantalones cortos; bombachos o de golf; largos; delantales y manguitos blanquísimos (ya se ocuparon las madres de que así fuera), así como un instrumental muy “variopinto”, se utilizaron para la representación de aquel fragmento de Zarzuela que se iniciaba con aquello de… “Nosotros somos, los cocineros, lo mejorcito de la Nación…

Ya quisieran los políticos actuales poder “condimentar” con la mejor de las salsas, todo lo que “se cuece” en esta Nación, pero desgraciadamente, ni tienen manos, ni ingredientes, ni capacidad suficiente para hacerlo, pues únicamente les queda voz para lanzar gritos y despropósitos, ya que tampoco tuvieron un profesor de música como Pujular (a) “El Bota”, que les “cultivara” y les enseñara a utilizar el diafragma para no “gallear”.
Aunque hablando de “gallear” y volviendo al Teatro Principal, en algo se parece el Parlamento a aquel teatro, pues justo entre el patio de los Carmelitas y la pared de la derecha, existía un espacio pequeño que se utilizaba como cine de verano y, en ocasiones, como “cancha” para las exhibiciones de peleas de gallos, peleas que ahora nos “sirven en bandeja” desde la “cancha” del Parlamento de los “Disputa-dos”.

Todo esto me da a entender que en nada han cambiado los tiempos, pues lo único que ha ocurrido es que, “en las peleas”, se ha sustituido la “cancha” del Teatro Principal, por la del Parlamento, y al “gallo inglés”, por el “gallito común”, que no es otro, que el más común de los “gallitos”.

Finalmente quiero hacer una llamada a los políticos de nuestra Ciudad, sean del signo que sean, para que, en adelante, no sigan destruyendo el patrimonio que nos pertenece y, ¡Por favor! Dejen Vds. que patos y “pollas” campen a sus anchas por el “Clot de la Mare de Dèu”. No intenten Vds. vaciarlo como pretendieron algunos hace ya un montón de años, pues podrían verse sorprendidos con la presencia de la Ballena Blanca… La Famosa “Moby Dick”, aunque, como ocurre con “el monstruo del Lago Ness”, no estaría mal para atraer al turismo, ya que no podemos hacerlo con los animales “de toda especie” que actualmente invaden “Sant Gregori”.

En cuanto a “la flora” del Clot, como yo no entiendo “ni papa”, ya le pediré a mi buen amigo Roberto Roselló que nos dé a conocer las distintas especies que todavía se conservan en el mismo, y que sirva, al propio tiempo, como llamamiento para que no sean destruidas, pues bastante se ha “destruido” ya en nuestra Ciudad.

Por lo demás, aquí queda la foto que nos muestra a un grupo de chavales actuando en el escenario del “destruido” Teatro Principal. ¡Qué lástima!

 


Foto dedicada a mi buen amigo Juanvi Planelles
 28 comentarios
carlos abad ramos
carlos abad ramos
24/02/2011 03:02
recuerdos del cole

Como antiguo alumno del colegio salesiano de burriana, desearia poder contactar con antiguos alumnos de los cursos 57-58-59-60, en que yo estaba en 4º de bechiller.Me gustaria poder intercambiar fotos y recuerdos.Actualmente soy inspector de educacion en Valencia. si alguien lee esto puede llamar al 96.196.4145 los llunes y martes, horas oficina. Le estare agradecido-

ocultar
El Teatro Principal
Subir