16 de julio de 2019 16/7/19
Por Paco Ventura
Esbargiments - RSS

La disciplina

En uno de mis artículos, creo recordar que fue en el dedicado al famoso "PIKÚ" o Pic-up, como bien diría mi buen amigo Santiago Rios, se hicieron comentarios sobre la disciplina en el Colegio Salesiano y, contestando en uno de ellos a Vigorhumus, manifesté que yo todavía guardaba "los restos" de aquel "carné de asistencias" tan sumamente famoso en los años cincuenta.

Como no quiero que nadie piense que aquello que yo manifesté era irreal, me voy a permitir el "gustazo" de reproducirlo de forma parcial en este artículo, además de hacer unos comentarios sobre dicho "carné de asistencias".

Este carné llevaba los datos del alumno así como su fotografía. Las páginas que no he reproducido, por cuanto están muy deterioradas, (¡Bueno! Más bien por la cantidad de falsificaciones que contienen) son las que llevaban los sellos que se indican en el apartado 6º de las OBSERVACIONES.

El punto 1º ya confirma lo que decía Vigorhumus en sus comentarios, esto es, la obligación que teníamos de acudir al Colegio todos los días, incluso los festivos. ¿Se imaginan Vds. cómo se pondrían ahora los alumnos del Colegio, e incluso muchos padres, si les obligaran a ir al Colegio los sábados y domingos, e incluso el día de Navidad?

A quienes, como alumnos, coincidieron conmigo en aquellos años cincuenta, se les pueden poner "los pelos de punta" al leer el punto 3º de las Observaciones de aquel carné, pues quien tenía la mala suerte de olvidarlo o perderlo, debía presentarse al Sr. Consejero para que aquél, lo tuviese en cuenta, y estas "presentaciones" iban acompañadas, en la mayoría de ocasiones, de cualquier tipo de castigo para darte a conocer que, por el solo hecho de haber olvidado o perdido el "carné", eras "un verdadero desastre". Yo, por si acaso vuelve Don Joaquín Cardenal (Director) o Don Joaquín Rafols (Consejero), todavía lo conservo.

Y para muestra "Un Botón"

(Carné tipo librito. Este que se reproduce está abierto)

 

Imagínense además, que alumno podía tener el atrevimiento de faltar al Colegio sin aportar el justificante de sus padres, o más grave todavía, de falsificar los sellos del carné, cuando esto se castigaba con la expulsión del Colegio. Sobre estos dos puntos quiero, desde estas líneas y sin miedo a ser expulsado, dar mi más sincera enhorabuena a aquellos pocos que, en alguna ocasión, se atrevieron a entregarle al Consejero un falso justificante con la imitación casi perfecta de la firma de su padre, o a falsificar el sello de asistencia. Quiero adivinar, que muchos de aquellos que así lo hicieron, siguieron con posterioridad los estudios de "Bellas Artes", pues "bellas" eran las "artes" que tenían para realizar falsificaciones tan perfectas, más aun si tenemos en cuenta que con ello se jugaban incluso el ser expulsados del Colegio.

Razones tenemos los que, durante siete u ocho años, estuvimos bajo este tipo de disciplina para quejarnos en ocasiones, pero no es menos cierto, al menos a mi me ocurre, que nunca dejaremos de dar las gracias a aquellos jóvenes Salesianos que, con unas aulas en las que nos juntábamos entre 50 ó 55 alumnos, tenían que realizar esfuerzos casi sobrehumanos para mantenernos "a raya".

Pocos serán los Antiguos Alumnos de mi edad, que no recuerden, ya sea para bien o para mal, a Don Vicente Ballester; Don Teófilo; Don Luis Vives;  Don Jesús Omeñaca; Don Rafael Colomer; Don José Aramberri; Don Angel del Barrio; Don Mariano Aisa; Don Antonio Garciandía Gorriti; Don Francisco González; Don Luis Gascó Molina; Don Ignacio Velasco; Don Antonio Pastor, y como no, a la pareja de "Chimos", o sea, a Don Joaquin Cardenal y Don Joaquín Rafols. Y por supuesto, aunque no era Salesiano, a Don Francisco García (El Francés (a) El Gabacho).

Yo, por petición de Don Juan José Ganuza, Director que lo fué del Colegio de Burriana, ejercí las funciones de Presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos cuando la Asociación había dejado de "funcionar".

Don Juan José Ganuza, fue quien me metió en aquel "berenjenal", hasta que, con un grupo de amigos, a los que tengo mucho que agradecer, y con la aprobación de la Inspectoría de los Salesianos en Valencia, dimos vida a lo que es hoy la Falla Don Bosco, falla que nació con la construcción de la Cruz de Mayo de 1.989 y con la "Plantá" de la primera Falla en Marzo de 1.990.

Debo dejar claro que, sin la aprobación de los Salesianos, la Falla, nunca hubiese podido nacer con el nombre de Don Bosco.

Cómo serán los Salesianos que, hasta que tuvimos nuestro propio Casal, las reuniones, paiportas y actos propios de la falla, los celebrábamos en las instalaciones del Colegio, disponiendo para ello, de llaves de todas las dependencias. Pero es que además, las puertas de este Colegio han estado siempre abiertas a los jóvenes de nuestra Ciudad, ya fueran o no alumnos del Colegio.

Por todo ello, a pesar de la DISCIPLINA, y del famoso CARNÉ DE ASISTENCIAS, quiero lanzar un mensaje de aprobación a todo aquello que, hasta hoy, han hecho los Salesianos en nuestra Ciudad.

      

Así era el Colegio con D. Mariano Aisa (pañuelo en el cuello) y Don Juan Sastre

 11 comentarios
L'Axiamo
L'Axiamo
28/10/2011 07:10
viva la disciplina

Yo entre a los salesianos en el verano del 59, procedente de las escuelas de la carretera de Nules, les "escoles noves" creo que les llamabamos. Suspendi el ingreso y tuve que repetir. La verdad, no estaba preparado. Siempre he recordado con cariño, a los profesores que nombras, a pesar de la "campana" de algún D. Joaquín. Algunos de los que nombras, no los recuerdo, como tampoco recuerdo lo del "carné", tal vez mi memoria es floja. Si me acuerdo del "gabacho" con su vespa y cuanto lo haciamos rabiar con los alemanes, y que poco sabiamos de lo que habia pasado. Nos obligaban a ir a misa, nos castigaban con dar, no se cuantas vueltas al campo, tambien habia que ir a la consagración, etc. pero eramos felices, por lo menos yo. Iba contento al colegio, y aunque me pillaba al otro lado de Burriana, los siete años que pase, los recuerdo con agrado. A mi tampoco me metieron mano, y me enseñaron lo que es la disciplina, tan importante en la vida.