22 de octubre de 2020 22/10/20
Por Ramón Jesús Pérez
El Puntero - RSS

La Mejoría del Medio Ambiente

    Este confinamiento que terminamos de padecer, nos ha traído muchas cosas positivas, nunca creímos vivir algo parecido; sin embargo, nos ha dejado cosas buenas; sí, de los malos momentos también se aprende.

    Este parón en seco, ha hecho que la Naturaleza vuelva a renacer, no se ha usado coches; el C.O.2. ha mejorado considerablemente, los bosques han revivido sin el azote humano y todo eso de ha notado; debíamos cuidar más a la naturaleza.

    Se tiran al mar toda clase de objetos sobre todo de plástico un material que tarda muchos años en descomponerse, de esa manera, se destroza que la fauna marina se vea mermada, y algunas especies de animales están en peligro de extinción

    La culpa no la tiene las personas de a pie, ni mucho menos las personas ecologistas; el problema es mucho más complejo de lo que uno se imagina, la gente concienciadas somos hormiguitas que podemos hacer muy poco; aunque hay sitios que sí educan a la ciudadanía.

    El problema es mucho más grande, es un asunto económico y político; los países super desarrollados generan cantidades de toneladas de basura que no pueden reciclar, y la venden a los países pobres para que la reciclen, y estos tan contentos. ¿se entiende esto?, no es razonable; los obreros de esas plantas de reciclado aún están contentos de tener trabajo.

    Algunos Estados de Europa sí que están concienciados en reutilizar los deshechos, cuidando un bien que necesitamos todos; tenemos que aprender a respetar el planeta, porque es nuestro hogar, nuestra casa.

    Es obligación dejar un planeta sano a las futuras generaciones, ya quedan pocos años para salvar la naturaleza; o quizá lo que hemos vivido sea una señal o sea más que eso.

    A lo mejor era preciso pasar por un Estado de Alarma, para darnos cuenta que las cosas están cambiando, y no para mejorar; es hora de aprender, empezando por la Comunidad Internacional, buscando el bien del planeta y no el bien de la riqueza y el egoísmo.

    Subir