17 de julio de 2019 17/7/19
Por Cristina Querol
El Picadero - RSS

(Des) propósitos socialistas para el nuevo año

Hemos agotado un año en el que la cuesta de enero ya está durando demasiado, lamentando un desgobierno que los españoles no merecemos y jugando a las adivinanzas sobre quién sustituirá a Zapatero, cuánto nos queda de crisis o por qué los hosteleros se vieron obligados en 2006 a invertir en reformas en sus locales, que no han sido amortizadas porque el Partido Socialista ha vuelto a cambiar la ley antitabaco pocos años después. Como si estuviera la cosa para ir levantando tabiques.

Y para tabiques, el que le ha aparecido de repente al Partido Socialista, que se encuentra en fase terminal de su "fabritis aguda" desde que se supo que no hay condena para el presidente. Ya se sabe que quien fuega con fuego corre el riesgo de quemarse, y hoy el Partido Socialista arde como una falla.

Y es que para presidir una Diputación como la de Castellón hay una premisa clara: presentarse a las elecciones. Eso es lo que ha hecho bien el Partido Socialista. El problema es que ha fallado en todo lo demás: en el talento, el trabajo, el esfuerzo, el liderazgo, el escuchar a la gente, la capacidad de ilusionar o la buena gestión . Ha fallado, en definitiva, porque aún hoy sigue sin creer en la capacidad de esta Provincia para afrontar el futuro.

Frente a la indigencia moral socialista sigue estando el Partido Popular, que vuelve a demostrar dos cosas imprescindibles en democracia y fundamentales en política: saber renovarse y hacerlo desde el liderazgo. Y es que hoy el futuro provincial está en manos de Javier Moliner, que no es ni igual, ni diferente ni todo lo contrario que Carlos Fabra: es el candidato a Presidente de la Diputación, que no es poco.

Quien crea que su valor será no imitar a Carlos Fabra anda un poco despistado, porque el primero es inimitable y el segundo tiene en mente una cosa y sólo una: el progreso de esta tierra. Que en eso coincidan ambos líderes sólo significa una cosa: que es el Partido Popular el que sigue creyéndo en el futuro de Castellón, por encima del servilismo partidista y la ineptitud socialista.

Ese futuro tendrá un punto de inflexión el día 22 de mayo de este año que acabamos de estrenar con las elecciones locales y autonómicas. Ese día, los socialistas consagrarán una derrota más tras tantos años riéndose de la gente de Castellón y poniendo las siglas del partido que ha hundido este país por encima de los intereses de los pueblos y ciudades de esta provincia. Quien piense que tras tantos años de indigencia moral, el Partido Socialista va a convencernos de lo contrario en 5 meses está un muy equivocado.

Y está muy equivocado, no porque lo apunten las encuestas, ya que, como dijera Disraeli, hay "mentiras, grandes mentiras y estadística", sino porque auguro que así lo decidirán los ciudadanos, que una vez más dirán "no" a la difamación como arma política y al desprestigio como estrategia y sí a aquel que se crea el futuro de esta tierra.

Como dijo ayer el presidente, "con Moliner batiremos el récord de votos". Y es que, en palabras de Machado, mientras otros siguen esperando a que el aire sople donde tienen la vela, el Partido Popular ha vuelto a poner la vela donde sopla el aire.

 

 6 comentarios
yomismo
yomismo
10/01/2011 12:01
comentario

Lástima, nunca obtuve respuesta de Cristina a mi comentario...