19 de agosto de 2019 19/8/19
Por varios autores
Editorial - RSS

La encrucijada de Pablo

Resuenan los sables en Podemos, el partido que, junto a otros, fundó hace relativamente poco, el profesor Pablo Iglesias. Sus caballeros andan estos días desenfundando sus armas, y el primero en ser abatido ha sido el líder de Podem en Cataluña, un político que a pesar de su origen americano, andaba estos días pidiendo una alianza con los partidos secesionistas de cara al próximo 21 de diciembre.

Pero no acaban ahí los problemas de Pablo. Si algo hemos aprendido en esta España nuestra es que, las posiciones intermedias, lo que últimamente se llama 'equidistancia', se pagan. En un clima de conflicto tan fuerte como en el que se vive en nuestra región vecina, no se puede andar uno con frases a medias y guiños a uno y otro lado. Ni la mejor de las malabaristas, Ada Colau, es capaz de aguantar este largo camino sobre una cuerda de equilibrista, eso no hay partido que lo resista.

Ahora, tras la fractura del partido en Cataluña, Iglesias tendrá que explicar en el resto del país que es lo que ha pasado allá arriba. Buena prueba de ello es el comentario que hizo, al calor del conflicto catalán, la defenestrada Carolina Bescansa, antigua mano derecha de Pablo, quien reclamó un 'proyecto español'. Ya no vale decir 'ni DUI, ni 155', ambos hechos ya se han dado, y hay que tomar nuevas posiciones. O se está, o no se está. Así lo quiere la mayoría.

Las encuestas ya lo perciben, Podemos ha titubeado, y eso no gusta ni a unos, ni a otros. En la Comunitat Valenciana, sin embargo, Podem parece que ha visto las orejas al lobo, y a pesar de otros partidos como Esquerra Unida no pasen su mejor momento, o que Ciudadanos se haya partido en Les Corts, Podem tiene una doble encrucijada en tierras valencianas. Explciar su delicada postura respecto a Cataluña, y mantener, o no, al Govern del Botànic.

Para la aprobación de los próximos presupuestos de la Comunitat, desde el partido de los círculos ya se han puesto melindrosos, y han arrancado algunos compromisos que, aunque no demasiado llamativos, han marcado ciertas distancias con Puig y Oltra. Veremos cómo actúan de cara a la aprobación de los Presupuestos de 2019, año electoral.

Podemos y Podem, en su encrucijada.

ocultar
La encrucijada de Pablo
Subir