26 de agosto de 2019 26/8/19
Por Carmen Vila Embid
Cosas mías - RSS

Queridos amigos, sabéis lo que es ¿la dependencia eterna?

Hablare de una generación, la mía, y de la de mis padres, por ejemplo, podría ser una persona de más de 65 a 90 años, o quizá más, que nació poco antes de la Guerra Civil Española. A algunas de ellas les tocó vivir en su infancia y adolescencia, con pleno conocimiento de lo que estaba pasando, una serie de sucesos terribles que seguro dejaron marcadas sus vidas para siempre. Otras nacimos en la era del racionamiento y del pan de maíz. Dispongamos la lectura, que se trata de mujeres.

Ya eran dependientes de los acontecimientos que se desarrollaban a su alrededor siendo ellas muy pequeñas, tanto que a algunas ni las dejaron aprender a leer y escribir, porque la mujer era considerada poco más o menos ,como un ciudadano de tercera, una carga en las familias modestas, las dedicaban en lo mejor de los casos a servir por cuenta ajena, al campo, a la casa, a cocinar, a fregar, a coser y a cuidar de los hijos, y no hacía falta que tuviera " la pata quebrada " porque ya tenía quebrantada su vida desde el inicio de su nacimiento, aunque no supieran a que estaban destinadas y lo que les esperaba.

Algunas de esas mujeres, criaron a sus hijas del mismo modo que fueron criadas ellas, otras no se conformaron y lucharon por ellas y sus hijas algunas puede que vivan hoy todavía, y las hijas tendremos que testimoniar cual fue su anhelo. Ellas dependieron de un mundo en el que no contribuyeron, con continuos conflictos, con luchas cainitas, con guerras en las que perdieron a familiares y con muchos sufrimientos posteriores para sacar adelante a sus hijos, aquellos que parían muchas veces sin planificarlo, solo porque eran la mujer de su señor, que era quien lo decidía todo

Estar en manos de de un estado absolutista en que las consideraban un ser menor, a pesar de que seguían siendo quien tenía las fuerzas y la imaginación suficiente para sacar a flote a su familia. No podían decidir sobre el matrimonio, ni tampoco sobre una gestión económica simple, como abrir una cuenta bancaria, que siempre tenía que registrarla y autorizarla el esposo. Pero por lo que me contaba mi abuela y mi madre, siempre había una reserva para los contratiempos, en aquel ladrillo, en aquel colchón... Oculto a los ojos masculinos y que en más de una ocasión les salvaban de las circunstancias más adversas.

Su mayor satisfacción siempre fue que los hijos crecieran… estudiaran y se incorporaran a la vida y consiguieran algo más de privilegio que lo ellas obtuvieron. Algunas hicieron verdaderas prodigios para conseguirlo. ¡¡Mi agradecimiento a mi madre por lo que hizo por mí!! En estos tiempos en los que hemos recuperado tantas cosas a la que nos hemos acostumbrado y que se hayan convertido en normales, resulta que, en la tierra del "glamour “y el lujo, en la ciudad de los grandes Eventos en la misma ciudad de Valencia donde mi madre y mis abuelas vivieron, se nos mueren centenares de personas con derecho a dependencia, entre ellas… Esas mujeres ¡!!Las jóvenes de la Guerra Civil ¡!!… las que, soportaron precariedades…y ayudaron a salir a flote con su valor de heroínas…. Mueren (algunas están muy enfermas). Sin recibir ayudas, antes de que se solucionaran los trámites de su solicitud, es decir, antes de que les llegara un solo euro para que pudieran estar modestamente los últimos días de su vida. Y para burla o escarnio de esa persona les llegan los papeles a los pocos días de su fallecimiento ¡¡¡El colmo!!!

Una miseria en el fondo, pero al menos tenían una ayuda para sobrevivir, y ni siquiera eso.

Es verdad que hay ya demasiados casos en todas partes. Podemos progresar en este mundo, tener toda clase de artilugios electrónicos, viajar a lugares que siempre fueron impensables hasta para nuestra prolifera imaginación, pero siempre tendremos una deuda con nuestros mayores, muchas lo han pagado. La cotización de su trabajo, que trabajaron como negras… y lo triste es, que preferimos construir aeropuertos que no reciben aviones, carreteras que no llevan a ninguna parte o grandes museos para los que nunca se planifico para que porras iban a servir….Construimos Ciudades de Ciencias que se desgajan las albardillas… Copa América… Formula 1… Y después de eso se nos dice que no hay dinero y QUE TODO no se puede financiar más ayudas... Cierran una televisión Autonómica con la excusa que ese dinero es para la Dependencia y la Educación. Y los dependientes siempre esperando, siempre dependiendo que la Administración se acuerde de ellos… Pero no… se acuerdan de los Deportes… de esos equipos de futbol, con nombre de ciudad, que demandan “apoyos” y les suministran millonarias subvenciones..¡¡Qué vergüenza!!

Y de los dependientes ¡también se acuerdan!, les aplican las “Rebajas” que ya, no solo les afecta a los dependientes a los que esperan… a los que ya “disfrutan” de míseras cantidades como por ejemplo un caso que llego a mis oídos, de una ayuda 350 € se les rebaja 340€ y se queda en a 10 míseros euros ¡¡toma!!

Y me imagino que algunos ya siempre serán dependientes en espera… pero sin más estipendios que gestionar papeles… Bueno, ya me conocen, cosas mías

 3 comentarios
Charo Reig
Charo Reig
03/05/2014 12:05
digo lo mismo

Si es grande y entiende perfectamente la enfermedad

ocultar
Queridos amigos, sabéis lo que es ¿la dependencia eterna?
Subir