17 de octubre de 2019 17/10/19
Por Francisco Planelles
Con su permiso - RSS

A la luna de Valencia

No deja de sorprenderme el constatar como la ignorancia y la pasión imperan sobre la razón.

España está atravesando por una coyuntura sin precedentes que le es sumamente favorable y lamentablemente, la inoperancia o incapacidad de sus gobernantes la va a dejar “a la luna de Valencia”.

No soporto la soberbia de los unos ni la hipocresía de los otros, pero eso es lo que hay y si no quieres caldo, dos tazas.

Del PP sabemos lo que hizo y lo que probablemente hará. Del PSOE ídem.

Digan lo que digan la realidad es que ambos se tendrán que ceñirse a las directivas de Bruselas. De ignorarlas, se estrellarán contra un mundo capitalista que no conoce de llantos ni súplicas.

¿Hay que respetar el derecho de las minorías? ¡Por supuesto! Y el de las mayorías también.

Un país que tolera impasible una ofensa a sus símbolos. De hecho, es una colonia.

Lo cierto es que tanto los vascos como catalanes son quienes son por haber sido españoles. ¿Si se quieren ir? Gracias por los servicios prestados.

Lo que les pido a sus respectivos gobiernos es que respeten los lazos que nos unen.

Para ser realmente libre. No hay que tener llaves ni cargar mochila.

Con esfuerzo en el trabajo
mantuve mi libertad.
Con dignidad, la pobreza.

La libertad
fue mi fuerza,
mi estandarte, mi bandera,
porque jamás fui esclavo
del poder de la riqueza.

En mi vida sufrí distintas clases de dictaduras. De derecha, del centro, y de izquierda. En todas ellas tuve que aportar los ingredientes, hacer la paella y limpiar los platos.

Gracias a ellas aprendí de agricultura, cocina e higiene.

Que todo sea para bien.

 4 comentarios
miguel bataller
miguel bataller
22/01/2016 11:01
Bien Paco......

....como siempre. Eso no es nada nuevo, porque siempre aportas mucho de positivo con tus comentarios. En este caso me quedo con lo que apuntas, en el sentido de que a veces no se encuentran las soluciones que contenten a todos, como es el presente caso, pero al menos hay que intentar que no nos perjudiquen a todos. Y en estos casos, la soberbia es muy mala compañera. Y es precisamente la soberbia la que les impide ver a algunos de nuestros políticos, donde está el problema y cual es la solución menos mala para todos....y no sólo para ellos.

ocultar
A la luna de Valencia
Subir