20 de agosto de 2019 20/8/19
Por Francisco Planelles
Con su permiso - RSS

Nos fuimos al son del chotís y regresamos bailando samba

En la ciudad de Copenhague, siendo las 18.30 horas del día 2 de octubre del año 2009, el Poder Ejecutivo del COI expende el correspondiente certificado de defunción al otrora Imperio Español, en cuyos dominios no se ponía el Sol. Los Juegos Olímpicos del 2016 se realizarán en Río de Janeiro, Brasil.

Ante la indiferencia del mundo, media España muere de pena. ¿La otra mitad? De alegría.
¡Alberto! ¿Por qué no me preguntaste?

¡Fútbol! ¡Samba! ¡Carnaval! ¡Favelas!

Brasil es todo eso y mucho más.
El pulmón del mundo se está transformando. Megalópolis insaciables surgen por doquier, devorando espacios vitales.

Buenos Aires, 4 de mayo de 2010. Los sutiles lazos de Itamaratí se cierran sobre las Repúblicas Hispanas. Ha nacido UNASUR. Néstor Kirchner es elegido “por unanimidad” Secretario General.

José Mújica que en principio se opone, termina votándolo. ¿Cuál es el precio?

Brasil es un país sin complejos raciales ni coloniales. Supo asimilar su pasado y proyectarlo en un futuro que, a no dudarlo, lo convertirá en el líder indiscutible de Iberoamérica.

A los Estados Unidos, la hegemonía de Brasil “aparentemente” no les molesta. Simplemente les preocupa.

* * *

Otra es la historia de Hispanoamérica. Es evidente que las Repúblicas Hispanas nacieron huérfanas. Divide y vencerás, Los parteros hicieron un buen trabajo y los ayos, aún mejor.

Siendo objetivos, nos guste o no, deberíamos reconocer la influencia de Fidel Castro sobre Latinoamérica en general y en Hispanoamérica en particular.

América terminaba en el río Bravo. Más “abajo” para los civilizados americanos era tierra de nadie. Caciques serviles. Pueblos primitivos, burdeles, garitos y retretes.

Soy consciente de que a los ciudadanos cubanos a quienes “la Revolución” les arrebató sus bienes y tuvieron que abandonar la isla, no deben de haber quedado muy contentos que digamos. Pero… así es la vida.

Lo cierto que hay un antes y un después de Fidel. Ignoro cuál será la capacidad de sus alumnos. Sospecho que su doctrina arraigará más en los pueblos que en sus líderes.

De cualquier manera, sería interesante conocer la opinión de aquellos españoles que “dieron su vida por España” y que hoy sus restos son parte integral de la Perla de las Antillas.

Fidel Castro, en definitiva, hizo lo que el general Weiler no pudo hacer: echar a los yanquis de Latinoamérica.

A los Estados Unidos, Cuba ya no les preocupa. Simplemente les molesta.

 5 comentarios
pp
pp
09/06/2010 02:06
De algo tenemos que hablar

Sobre Fidel, se pueden decir muchas cosas, pero nadie podra negar que es un tio con toda la barba. Bueno ahora esta un poco rala.

ocultar
Nos fuimos al son del chotís y regresamos bailando samba
Subir