8 de diciembre de 2019 8/12/19
Por Francisco Planelles
Con su permiso - RSS

Sin pan y con circo

    En la década del cincuenta, Buenos Aires era una ciudad tan europeizada que el visitante experimentaba la sensación de encontrarse en París, o en cualquiera de las ciudades más cosmopolitas de Europa.

    El esplendoroso Teatro Colón, la deslumbrante avenida del Libertador, el fálico Obelisco. El banco de la Nación repleto de oro, cuyo brillo opacaba su tétrica procedencia.

    Evita y Perón, los Padrinos de la Patria. Fundadores de una dinastía, el Peronismo, en cuyo seno se cobijan todas las vertientes del populismo, las que en forma muy personal “gobiernan” el país.

    Provenientes de Europa, los barcos volcaban sobre el puerto de Buenos Aires a infinidad de seres desarraigados en cuyos semblantes se reflejaban tanto el sufrimiento como la esperanza.

    En su afán de progresar hicieron de sus hijos orgullosos letrados.
    Letrados orgullosos que, avergonzados de sus progenitores, los califican de sucios e ignorantes “gallegos”.

    Argentina, uno de los países más bellos y ricos de mundo, en cuya capital, Buenos Aires, cientos de ciudadanos sobreviven cobijándose en los portales de los suntuosos edificios que desafiantes bordean las amplias avenidas del centro porteño.

    Con esplendorosos festejos se conmemoró en Buenos Aires el Bicentenario de un aborto.

    ¡El Pueblo quiere saber!
    Exclamaron los ciudadanos porteños frente al cabildo en 1810.
    En 2010 el Pueblo sigue sin enterarse.

    Los hijos prematuros no sobrevivieron a la Madre.
    San Martín, Bolívar y Artigas. Traicionados, pobres y olvidados, murieron en el destierro. La gran Patria Americana murió con ellos.

    Todos estamos dispuestos a heredar bienes y honores. ¿Las deudas? Las deudas son del difunto. Lo cierto es que el carácter español está muy presente en América. Fidel Castro, Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales, Fernando Lugo, José Mújica.

    Silenciosa e incontenible, la sangre indígena va descendiendo desde los majestuosos Andes sobre la ciudad del Plata. ¿Será el preámbulo de una nueva América?

    Lo único cierto es que, pase lo que pase, de todo lo malo la única “culpable” será España.
    Igualito que en la península.

     4 comentarios
    pp
    pp
    01/06/2010 02:06
    Si de estadistas hablamos

    Apreciado contertulio. Si bien todos estos "estadistas" pertenecen a la misma promoción. Los Chaves y los Kirchner obtuvieron medallas de honor (Sobornaron al Jurado)

    ocultar
    Sin pan y con circo
    Subir