elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià
Por Miguel Bataller
Columna de Michel - RSS

El Villarreal C.F. muestra su mejor y su peor cara, en un solo partido de futbol

    En tan sólo noventa minutos y frente a un gran equipo en uno de sus peores momentos de juego (el Real Madrid), los jugadores de Quique Setien,  exhibieron un futbol de altísimo nivel en la primera parte y con un equipo titular formando con lo mejor de la plantilla si nos olvidamos de Pedraza, lesionado para algunos partidos y un Pepe Reina al parecer reservado para la Liga, dándole la categoría de segundo guardameta de la primera plantilla ya al escandinavo Jorgensen.

    El resto era lo mejor que nos quedaba, una vez parece ya cantada la salida de Danjuma hacia Inglaterra y se busca una cesión interesante para las tres partes para Jackson, a fin de que disponga de minutos de calidad en otras ligas europeas de primer nivel.

    En la primera parte, los aficionados amarillos disfrutamos lo indecible, con el futbol rápido y brillante en todas las parcelas del terreno.

    Nuestro equipo era una maquinaria perfectamente engrasada, que no le cedía  lo más mínimo a los excelentes futbolistas blancos, en los que se echaba de menos la lucidez y exquisito futbol creativo de Modric.

    Por eso nos adelantamos en los mejores cuarenta y cinco minutos de la temporada, con un golazo preciso y precioso de Capoue en posición de extremo derecho cruzado su disparo a la escuadra contraria de la puerta de Courtois, haciendo inútil la estirada del belga  cuando apenas llevábamos cuatro minutos de juego.

    Siguieron desplegando los amarillos un juego esplendido durante el resto de la primera parte y fruto de ese juego llegó el segundo gol acabando ya el primer tiempo, después de una excelente combinación cerca del área contraria en la que Gerard recibe el balón ya dentro de la misma y en uno de esos toques al espacio, que sólo ve él, le deja con la zurda un balón con ventaja a Chukuwece que se convierte en el 2-0.

    Hasta ese momento, si se le puede poner algún “pero” al encuentro, yo se lo pondría  al árbitro, que nunca midió con el mismo rasero las entradas de unos y otros, y como siempre que nos pita en casa, contra equipos con mejor historial que el nuestro, parece ser el jugador número doce de los adversarios.

    Si se le pudiera recusar, como antes se hacía ya haría tiempo, que este lamentable juez del deporte, hubiera sido inhabilitado para juzgar a nuestro equipo.

    Los jugadores amarillos sufrieron entradas violentas de los blancos y sin embargo se llegó al descanso habiendo sido amonestados tan sólo Capoue el minuto 7 y Kamavinga en el 42.

    De salida en el segundo tiempo, Albiol lesionado por una entrada muy violenta, dejo su lugar a Cuenca que pese a ser zurdo se colocó como central derecho y  tuvo una actuación muy digna.

    Pero lo que cambió radicalmente el sentido del partido, fue la lesión de Foyth, que tuvo que ser sustituido por un Mandi que no fue capaz de frenar por ningún medio a Vinicius, sino que con su juego anárquico y carente de la técnica para sacar el balón correctamente al primer toque y una falta de colocación para presionar a su par al recibir el balón, acabó arrastrando a una anarquía impropia del Villarreal a todo el equipo.

    La defensa empezó a hacer agua y en trece minutos los madrileños nos igualaron el marcador con goles, uno de Vinicius a pase de Ceballos que le sirvió el gol en bandeja dentro del área sin que su marcador apareciese para interceptar el balón.

    Poco después y tras un rechace de Jorgensen dentro de su área, un Militao supermotivado y acompañando a sus compañeros hasta el corazón del área contraria, colocó el empate a dos, que ya nos hacía presagiar el drama final.

    A partir de ese momento, vimos a dos equipos radicalmente distintos a los del inicio del partido.

    Los blancos querían ganar y los amarillos no perder.

    El final de la eliminatoria ya estaba cantado, porque si se hubiera llegado a la prorroga o a incluso a los penaltis yo tenía muy pocas dudas de lo que ocurriría, visto lo visto.

    Y ya en los minutos finales del partido,  Asensio le cede hacia atrás un balón al borde del área a Ceballos y este dispara ajustado a la cepa del poste izquierdo del joven portero, que no pudo interceptarlo en su estirada.

    Los jugadores suplentes fueron los actores principales del gol que eliminaba al Villarreal, mientras que de Morales apenas vimos dos fogonazos espectaculares que acabaron en fuegos de artificio, Cuenca cumplió dignamente pero Mandi lamentablemente fue la sombra amarilla sobre el terreno de juego.

    Ahora tendrá un duro trabajo el entrenador amarillo en estos dos días y medio, para recuperar física y sicológicamente a sus jugadores, para luchar mucho y muy bien, frente a un Gerona que practica un juego muy vistoso en ataque  con un Aleix en gran momento de forma y un Iván Martín, cedido por el Villarreal que apunta a ser un jugador muy válido para la primera plantilla de la temporada que viene.

    A centrarnos en clasificarnos para Europa  y alcanzar al menos las semifinales de la Conference, para intentar tener dos opciones de cara a las mejores competiciones continentales.

    Subir