elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià
Por Miguel Bataller
Columna de Michel - RSS

Las sagas médicas Piera y Navarro en la ciudad de Sueca y sus cercanías

    Esta semana, quiero rendir un homenaje a mi familia materna y a todos los médicos salidos de una misma raíz aunque con los necesarios aditamentos de mi tío José  Navarro Ferrando casado con mi tía Carmen Piera Cebriá y mi padre Gustavo Bataller Piera,  casado con mi madre Trinidad Piera Cebriá, prima hermana por partida doble de mi tía.

    Los precursores nacieron todos en la primera década del siglo XX, es decir hace más de un siglo.

    De ahí arrancan las posteriores generaciones de médicos de la familia, cuyos iniciadores esenciales fueron D. Salvador Piera Cebriá, hermano de mi madre y Carmen Piera Cebriá, prima hermana suya algo más joven, hijos de dos hermanos casados con dos hermanas.

    El primero de ellos, eminente otorrinolaringodontólogo que murió sin hijos, pero sembró la pasión por la medicina entre sus sobrinos Paco Piera (hijo de mi padrino y tío Paco, hermano mayor de mi madre) primero con la misma especialidad del tío Salvador, mi hermano Gustavo eminente Neuro Cirujano que ejerció su profesión con notable éxito en Inglaterra, Rodhesia (hoy Harare) y Sud Africa, acabando su vida profesional en España, primero en Alicante y luego en la Fe de Valencia hasta su jubilación, habiendo participado en muchos Congresos a lo largo y ancho de los cinco continentes y mi prima hermana Inmacuada Piera Vidagany (hija de mi tío Juan, el menor de los hermanos de mi madre) que ejerció de Médico de Familia hasta su temprana muerte en plena juventud de una infección pulmonar que se la llevó a los treinta y pocos de una forma incomprensible para todos, en pleno verano.

    O sea que por parte de los hijos y nietos de mis abuelos, hay ya tres generaciones de médicos, entre odontólogos, neurocirujanos y medicina de familia y Fisioterapia, ya que mi sobrina Gloria, hija de Paco Piera también es odontóloga y su nieta Chabe fisioterapeuta muy competente.

     Pero hoy quiero ensalzar a la rama de mis primos, los Navarro-Piera, empezando por sus padres, dos ejemplos de dedicación a la medicina desde los años treinta.

    D. José Navarro Ferrando fue el encargado de traer al mundo a toda la generación de la saga familiar (entre ellos a mi hija Belén) hasta que murió como Jorge Negrete “en plena gloria y en plena juventud” hace ya medio siglo aproximadamente.

    Todo un carácter excepcional, con un sentido del humor impresionante y una responsabilidad y exigencia personal que fue en gran medida lo que le llevó a un final inesperado después de una intervención quirúrgica de la que salió tan agotado, que no pudo recuperarse.

    Así me lo explicaron a mi entonces y así lo trasmito yo ahora.

    Buena prueba de ello, es que en su pueblo Fortaleny una ciudad muy próxima a Sueca, le han dedicado una calle, por su gran dedicación siempre a sus conciudadanos, pese a vivir en Sueca.

    De  su esposa, mi tía Carmen Piera Cebriá, se podría escribir un libro completo.

    Fue la primera Oculista de la Comunidad Valenciana y en reconocimiento de su labor profesional y social recientemente se le ha dedicado el Ambulatorio de Sueca con su propio nombre.

    Era una mujer admirable por su solidez intelectual y su amabilidad en el trato personal, aunque la recuerdo a menudo yendo de Sueca a Alcira con su marido, dándole instrucciones de conducción, cuando ella no conducía, pero presionaba con sus pies durante todo el trayecto simulando las aceleraciones y frenadas de un modo increíble, fruto de su personalidad.

    Mi tío, se reía con su cachaza habitual dándole siempre la razón para no entrar en discusiones bizantinas, porque él era de un carácter excepcional y un humor admirable.

    Ahora cuando veo a Juan Francisco en su labor profesional, le veo muchos gestos y actitudes de su padre, mientras que José Eduardo con quien me veo con menos frecuencia, es un Ginecólogo muy conocido en toda la provincia, por ser uno de los más brillantes alumnos del Doctor Bonilla.

    Es más pausado pero  con una sonrisa en sus labios y tanto su esposa (Alicia Coll) como Ana Ferri (la mujer de Juan Francisco)  médico de familia, son el complemento adecuado e imprescindible para cada uno de ellos.

    Y llegamos a tercera generación de los Navarro-Piera, donde se perpetúa la saga de la medicina, ya que Carmen Piera Coll es una brillante cirujana plástica mientras que Juan Navarro Ferri también ha optado por la Medicina, pero desde la autonomía y libertad en el ejercicio de su profesión y cuyo éxito está más que garantizado, porque tiene una  fuerza de voluntad y capacidad de trabajo similar a la de su padre, pero con sentido empresarial, lo cual en mi opinión es un valor añadido.

    Así que sumando todas las tres generaciones de la Sagas Navarro y Piera, sumamos seis médicos entre todos.

    El hijo mayor de Juan Francisco , Javier Navarro Coll es uno de los principales responsables de la Seguridad de la Central Nuclear de Cofrentes desde hace muchos años y  su esposa Raquel Martinez una nutricionista muy bien preparada trabaja en el Hospital de Sagunto pese a vivir en Requena  y cuya hija única Micaela es la “niña de los ojos de sus abuelos” que muestran sus dotes culinarias en un video impresionante para una nena de apenas cuatro años.

     Alicia se ha dedicado a la Ingeniería especializándose en el tema de energías renovables, asesorando a  distintas corporaciones municipales y su esposo Sergio Arenas un  hombre muy interesado en los temas históricos y culturales del valencianismo y miembro destacado de algunas de sus instituciones, forman un matrimonio bendecido por sus maravillosas nenas, que les llenan sus vidas y la de sus abuelos de alegría y felicidad.

    Hasta aquí la Historia de la Saga de los  Navarro y los Piera, a la que me honro en pertenecer por parte de mi familia y de la de mi hermano Gustavo, que pese a ser Bataller de primer apellido, nos sentimos muy Piera también, como todos los hijos del resto de los descendientes del resto de los hermanos y primos hermanos de nuestra madre, pero el tema de hoy se limita a los PIERA Y NAVARRO.

    Hasta la semana que viene amigos y disculpen si el teme les resulta farragoso, pero quería rendir un homenaje a todos ellos y sobre todo a los tíos Carmen Piera y Jose Navarro que siempre me resultaron admirables en todos los órdenes de la vida, y así supieron educar a sus hijos.

    Subir