elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià
Por Miguel Bataller
Columna de Michel - RSS

Ya estamos… donde sabíamos que íbamos a estar ¿Quién lo ignoraba?

    Cualquier español, medianamente inteligente e informado de cómo se habían comportado los asesinos de ETA, sabía, o debería de haber sabido, que antes o después volverían a asesinar, porque es lo único que saben hacer.

    Y como son profesionales del crimen, y  se les brindó “gratis et amore” la posibilidad de ser tratados, como “interlocutores válidos” e incluso  “hombres de paz”, se rieron de todos los españoles, se envalentonaron, pusieron varias veces entre la espada y la pared a los Gobiernos de Zapatero y nos hicieron pensar a muchos de los que les conocemos a ellos y a quienes nos gobiernan, que algo se debían mutuamente, cuando unos no asesinaban (que es lo único que saben hacer) y los otros no les perseguían (que era lo que nunca debieron de dejar de hacer).

    Pero, como el agua de los ríos, siempre vuelve a su cauce, por mucho que se haya construido en el mismo, los profesionales del crimen siempre vuelven a asesinar, por muchas facilidades que se les haya dado para dejar de hacerlo.

    Y ahora, como consecuencia de eso, hoy leo en prensa que se ha producido un distanciamiento entre el PP y la Asociación de Víctimas del Terrorismo.

    El PP quiere olvidar la nefasta política que ha llevado a cabo en los últimos cuatro años, el PSOE, a través del Gobierno de Zapatero y de sus propios órganos de dirección del partido, y se une a ellos en las  manifestaciones que se están realizando en todos los sitios para acabar con el  ETA,  por la vía que ha venido propugnando el PP, sin desviarse ni un centímetro en ningún momento,  y ahora parece querer capitalizar el PSOE.

    Y la AVT, le exige, con muy buen sentido al Gobierno los cuatro puntos fundamentales, en los que apoyarse si de verdad buscan acabar con ETA:

    1)    Renunciar definitivamente a la negociación con ellos y declinar y anular la autorización recibida del Congreso en su día para hacerlo.
    2)    Volver al Pacto Antiterrorista el PSOE, del que nunca debió salirse.
    3)    Ilegalizar a ANV y PCTV, que como todos sabemos han sido las nuevas fórmulas políticas que ha utilizado Batasuna para participar en los procesos electorales recientes.
    4)    Reconocer que los equivocados han sido ellos, los del PSOE y el Gobierno, en todo el proceso seguido hasta ahora con los terroristas.

    Creo que están en su perfecto derecho, ya que no se fían para nada ni de Zapatero ni de Rubalcaba ni de Fernandez de la Vega ni de ese Ministro de Justicia que hace de la misma una mole de plastilina para modelarla a su gusto y en su propio beneficio o en el de su partido, según los preceptos electorales del momento.

    El PP siempre ha pecado de “Naïf” cuando el Sr. Rajoy lo ha dirigido. Ha querido presuponer a sus adversarios, su buena fe, cuando constantemente le han demostrado, que para ellos él no es un adversario sino un enemigo y le han tratado de ningunear y aislar con  el peor estilo político imaginable.

    Y ahora que “pintan bastos” para el PSOE,  en vez de seguir firme en sus presupuestos y pedirles a los que se fueron de los mismos que se reintegren a ellos, asume un papel secundario, les cede el protagonismo y les acompaña en su nueva ruta preelectoral, sin percatarse de que una vez pasadas las elecciones volverán “por donde solían”, si así se lo exige el nacionalismo independentista vasco y catalán, que en sus recientes manifestaciones multitudinarias se han cuidado muy mucho de no condenar a los asesinos y sí de resaltar sus afanes independentistas.

    ¿Cuándo aprenderá Zapatero?

    O mejor aún, ¿cuándo aprenderá Rajoy a no fiarse de Zapatero?

    No me cabe la menor duda de que los cerebros pensantes del PP están mucho más capacitados que yo para establecer su propia estrategia electoral, pero en este caso concreto considero que el error es mayúsculo, ya que le ceden el protagonismo de su mejor arma electoral al PSOE y estos que sí saben utilizar la propaganda como nadie, aún se están relamiendo los labios por ello y acabarán disparándole por la espalda a Rajoy, como lo han venido haciendo desde el 11M.

    No quieren que se utilice el terrorismo como arma electoral y ellos lo estuvieron utilizando ininterrumpidamente entre el 11 y el 14 de marzo, del 2004, y ahora vuelven a  empuñar las pancartas antiterroristas de cara a estas elecciones… con el beneplácito del PP.

    No llegaré a entender nunca a Rajoy, que en vez de esperarles y ponerse él donde por derecho propio le corresponde, que es en el primer plano de la lucha antiterrorista, accede a ser un actor secundario,  dándoles el protagonismo a quienes no lo han merecido, ni antes ni ahora, por haber sido cómplices y encubridores durante los cuatro últimos años de aquellos a quien ahora coyunturalmente dicen perseguir.

    Es una bellísima persona, cargada de buena fe, pero no es un buen  jefe de la oposición, ya que no sabe jugar las bazas que la coyuntura actual le ofrece y sin duda no volverá a tener.

    ¿Se imaginan a Zapatero y su pléyade de acólitos mediáticos en la posición de  Rajoy?

    Sus graznidos y rebuznos atronarían el panorama electoral español, desde hoy hasta el 9 de marzo, y no dejarían “títere con cabeza”.

    Así les va a unos y otros.

    Unos desde la mentira, la traición y el engaño, llegan y se mantienen en el poder.

    Los otros, desde la verdad, la discreción y la moderación, desaparecerán del panorama político español sin haber pasado de ser “oposición”… como no espabilen.

    Y es que la “superioridad moral de la izquierda” ha calado tan profundamente en el subconsciente de los españoles que por muchas mentiras, caballadas y jugarretas que hagan, el español medio tardará aún otra generación en percatarse que aquellos valores que les otorgaron en otros tiempos esa “superioridad moral”, han desaparecido, tragados por el mal uso del poder que han hecho y siguen haciendo y ya no les queda apenas … SENTIDO DE LA MORALIDAD.

    Subir