18 de octubre de 2019 18/10/19
Por Miguel Bataller
Columna de Michel - RSS

Las cuatro Españas actuales

Históricamente siempre se ha hablado de las dos Españas, es decir la de izquierdas y la de derechas.

Pero en un proceso de partenogénesis (propio de la femenina y feminista España actual) nos encontramos que sin necesidad de ser fecundada por el denominado “machismo tradicional”, ella misma se multiplica por dos y ahora curiosamente nos encontramos con cuatro Españas.

Tenemos las tradicionales de izquierdas y derechas, más las dos recién nacidas la constitucional y la inconstitucional.

Normalmente, después de cada proceso electoral, nuestros partidos políticos han tenido que buscar los pactos de Gobierno atendiendo a la ideología política y por eso llevábamos prácticamente medio siglo, en los que el partido más votado que era siempre de derechas (UCD o PP) o de izquierdas (PSOE), tenían que buscar los apoyos necesarios para formar Gobierno, en los nacionalismos independentistas (más o menos disfrazados) representados por PNV o CiU, los dos de una derecha mucho más evidente que los propios partidos de derechas de ámbito nacional (PP ó UCD).

Curiosamente, a esos dos partidos tanto vascos como catalanes, nunca les importó en absoluto apoyar a la izquierda española si con ellos conseguían o bien beneficiarse territorialmente de su apoyo en sus reivindicaciones sobre más competencias económicas, políticas, educativas, judiciales o fiscales que les permitiera beneficiarse respecto al resto de las Autonomías Españolas.

Ese proceso, poco a poco ha ido “destruyendo la igualdad de todos los territorios y ciudadanos españoles ante la Ley” y debilitando la unidad de España.

Y precisamente por eso, nos encontramos ahora en la complicada encrucijada en la que estamos.

Ya no quedan más concesiones que hacerles a los Independentistas Catalanes y Vascos, a los que ya se les ha dado o trasferido todo lo posible dentro del marco Constitucional y en mi opinión en momentos determinados se ha superado ese marco con artificios o decisiones políticas de dudosa constitucionalidad y por eso ahora ellos (los independentistas) nos han lanzado abiertamente el órdago de la independencia, sin ambages ni rodeos.

Los Catalanes en el 1 de Octubre del 2017 indudablemente, pero los vascos, que fueron muy por delante con ETA y sus miles de atentados y asesinatos en todo el suelo español, ahora son mas sibilinos y tratan de comprarle al PSOE de Pedro Sánchez una Navarra vasca, a cambio de entregarle a la perdedora María Chivite, la candidata socialista el Ayuntamiento de Pamplona.

Eso, en mi opinión sería una especie de Jaque Mate a la España Constitucional, ya que sería el primer paso para tramitar ese paso mal previsto en la Constitución, para promover de una forma legal, la incorporación de Navarra a Euskadi con lo que los territorios y las fuerzas independentistas, se verían aumentados y potenciados de una manera transcendental.

Por lo tanto considero que ha llegado el momento de que los españoles recuperemos el sentido común.

Tenemos que buscar potenciar y repartir el poder político de nuestras Instituciones entre los partidos Constitucionalistas, cediendo unos y otros en la medida de lo posible siempre a favor de las mayorías articuladas, ya sean de derechas o de izquierdas.

PSOE, PP, CIUDADANOS y VOX son manifiestamente constitucionalistas.

PODEMOS depende, ya que en muchos sitios, no se sabe lo que son sus mareas porque apoyan a BILDU en el País Vasco, en Cataluña dan una de cal y una de arena y lo mismo creo yo que le ocurre a Compromís en la Comunidad Valenciana, donde en mi opinión parecen la filial de ERC en Valencia y por eso han sufrido unas pérdidas de votos muy importantes en toda la Comunidad Valenciana y están pasado una crisis profunda entre sus dirigentes y algunos de los cuales o han dimitido o les han hecho dimitir.

Por lo tanto, considero que el pacto debe de ser tanto nacional como autonómico y tanto PP como Ciudadanos y Vox deben de abstenerse y permitir a Pedro Sánchez (muy a mi pesar) la formación de Gobierno, para que no caiga en menos de los enemigos de la España Constitucional.

Luego, ir pactando Leyes y haciendo de contrapeso sensato y leal para todos juntos poder llevar a cabo sin traumas la depuración nacional de todo ese cáncer que nos ha estado corroyendo los cimientos de la unidad de España, durante medio siglo, sin que nadie haya querido ponerle “el cascabel al gato”.

Y en cada Autonomía o Municipio, dependiendo de las mayorías de derechas o de izquierdas, permitir la Gobernabilidad sin generar excesivos traumas, en pos de la unidad y bien estar de todos los españoles.

Seguirá existiendo siempre una España de Derechas y de Izquierdas con un centro que va a servir de factor determinante para inclinar la balanza hacia un lado o hacia otro.

En mi opinión tenderemos a dos partidos en cada lado, Izquierda Unida (que sustituirá a un PODEMOS condenado a desaparecer por culpa de Pablo Iglesias) y PSOE por un lado, Vox y PP por el otro lado y en teoría Ciudadanos como Partido de Centro Liberal si se libra de personajes funestos y al servicio de Francia y la masonería como es Valls, que no ha venido a solucionar nada, sino a traernos nuevos problemas.

No veo otra solución que pueda ser definitiva, con mas “medias tintas” ni “posturéos estratégicos” de un momento determinado, que no solucionen los problemas de una vez para siempre.

O arrancamos de cuajo el chantaje eterno de los Independentistas o España sucumbirá.

En este momento de Emergencia Nacional solo hay en primer término dos Españas Irreconciliables:

La constitucional y la inconstitucional.

Si no se hace así, quien pretenda seguir engañándose y engañando al resto de los españoles lo pagara muy caro.

Hasta la semana que viene.

ocultar
Las cuatro Españas actuales
Subir