29 de octubre de 2020 29/10/20
Por Miguel Bataller
Columna de Michel - RSS

Ábalos: De chapuceros chapuzas

    ¿Qué hemos hecho los españoles, para merecer esto?

    Me avergüenzo varias veces a la semana, cuando Ministros de nuestro Gobierno o el propio Presidente saltan a la palestra a justificar sus incalificables posiciones ante conflictos que se crean ellos mismos, sin que nadie les obligue a ello.

    Su torpeza, su falta de sentido común, su incapacidad para afrontar actitudes que nunca debieron  tomar, acaban siempre en un rosario de insensateces y cuando se les entrevista o se les pregunta por todas esas incongruencias, como no hay forma de poder justificarlas, acaban enredándose en su propia red de mentiras y falsas justificaciones que acaban por dejarles en el más lamentable de los ridículos.

    Aún no han logrado sacarse la pasta de los dedos del caso de la Embajada Mexicana en La Paz ya les tenemos metidos en el lamentable espectáculo nocturno de la visita del torrentino José Luis Ábalos, actual Ministro de Trasportes, a la Vicepresidenta  Venezolana Delcy Rodríguez en el avión privado en el que llegó al Aeropuerto Madrileño, en tránsito hacia Turquía.

    Esta señora, tiene prohibida la entrada a la Unión Europea por decisión de los órganos de gobierno de la misma, en función de sus actividades ilegales y el Gobierno de Pedro Sánchez estaba alertado, tanto de su llegada como de la conveniencia de no dejarla desembarcar.

    Pero lo auténticamente grotesco y ridículo, han sido las diferentes explicaciones y versiones que ha dado este discreto Maestro de Escuela, elevado a la categoría de Ministro por Pedro Sánchez.

    Les voy a exponer apenas las primeras, que se contradicen entre ellas, pero que vienen a calificar a este personajillo, como “el chico de los recados del Gobierno”.

    En primer lugar dijo que había ido a visitar al Ministro de Turismo Venezolano,  Félix Plasencia, amigo personal suyo y casualmente en el mismo vuelo viajaba Delcy Rodríguez, limitándose a saludarla.

     No colaba esta visita al avión con nocturnidad, cuando podían haberse entrevistado en FITUR al día siguiente.

    Su segunda explicación fue aducir que le había mandado el Ministro Marlaska, para que avisara a la Vicepresidenta venezolana de la conveniencia, de no desembarcar para evitar un conflicto diplomático en suelo europeo.

    Sorprende que en ese caso, no fuese el propio Marlaska quien se presentara en el Aeropuerto, como responsable del Ministerio del Interior, en vez de enviar a este pobre hombre a torear con ese toro.

    Quizás fuese porque conocía los antecedentes taurinos del hijo de “Carbonerito” (el padre de Ábalos) y pensó que estaría más capacitado que él para  lidiar el miura que le habían soltado, pero de eso nada.

    Le “devolvieron el toro al corral” y no sólo no supo lidiarlo, sino que según se ha publicado en algunos medios, Delcy Rodríguez desembarcó del vuelo privado en el que venía y que supuestamente estaba en escala camino de Turquía, para salir al día siguiente con un vuelo de línea regular camino a Doha en Qatar.

    De ser así se incumplieron también las Leyes Europeas, porque la zona de tránsito internacional del Aeropuerto de Madrid, en la que teóricamente estuvo descansado o durmiendo según tengo entendido,  desde que desembarco de su vuelo privado hasta que embarco en el vuelo de línea, es suelo europeo.

    Es decir, que si todo lo que él ha dicho y se ha publicado es cierto y su descanso en el Aeropuerto madrileño también lo es, la chapuza no pudo ser más grande.

    Todas estas situaciones kafkianas, son la consecuencia lógica, de poner a personas sin la menor preparación ni formación adecuada en puestos importantes de la Administración del Estado.

    Yo he vivido durante más de veinticinco años en Torrente y les puedo asegurar que nunca oí hablar de este singular personaje hasta final del siglo pasado, que me vine a vivir a Burriana.

    Es más sigo visitando frecuentemente esa ciudad y nadie sabía nada relevante de este señor, hasta que se puso a disposición de Pedro Sánchez para servirle fielmente en todo momento, habiendo sido premiado en función de su fidelidad y en ningún caso de sus capacidades ni  de su formación.

    Basta mirar su carrera política, para verificar que perteneció al Partido Comunista de España desde 1976 a 1981 año en el que se afilió al PSOE en busca de un futuro más prometedor.

    En la década de los noventa por lo visto se desplazó a la capital, donde ocupó cargos insignificantes cambiando de  destino, pero sin brillar en ninguno de ellos.

    Pero su fidelidad a Pedro Sánchez es tan incuestionable, que cuando se le ha preguntado ahora el Presidente del Gobierno sobre un posible cese, ha cortado por lo sano negando totalmente esa posibilidad.

    ¿Cómo va a cesar a su más fiel servidor y Secretario de Organización del PSOE?

    Yo me pregunto cómo será la organización de ese partido, cuando su responsable tiene esas actitudes.

    Quizás la explicación esté en las zonas oscuras de esa Organización y por eso sea útil ahora.

    Subir