9 de marzo de 2021 9/3/21
Por Vicente García Nebot
Chuzos de Punta - RSS

Conspirabulos

    Hermanos: he recibido un whatsapp de esos que se reenvían cientos de veces los negacionistas, en el que me aportaba una prueba “irrefutable” de que no existe una pandemia, sino que lo que hay es un “PLAN-demia”. Y como prueba se acompañaba el Índice Nacional de Defunciones actualizado a 2021 en el que se demostraba que 2020 era el año que menos fallecimientos había habido del último lustro.

    Quien me lo enviaba era un amigo que me pedía argumentos para desmontar la teoría conspiranoide que se montaba sobre datos estadísticos. En un principio me quede perplejo, como él. Sin entrar en detalles parecía que así era y no tenía lógica.

    Podía ser que, como había menos movilidad, nos hubiéramos ahorrado un montón de fallecimientos por accidentes de carretera. Los datos confirman que en este año hubo menos fallecimientos por causas relacionadas con el tráfico. No era suficiente.

    El otro argumento que se me ocurrió es que el problema no es solo la cantidad de muertos (que también lo es, claro) sino la cantidad de infectados graves que colapsan nuestra sanidad pública. Una de las mejores del mundo y que gracias al esfuerzo de todos nuestros sanitarios está consiguiendo que en España haya menos muertos que si esto hubiera sido a escape libre.

    El problema de una pandemia es que tensiona todo el sistema sanitario en olas y picos o crestas de ola. Cuando somos muchos los contagiados, todos reclamamos asistencia de urgencia a la vez, colapsando el sistema para otras enfermedades que siguen existiendo.

    Que en 2020 hubiese menos muertos no quiere decir que no hay pandemia. Quiere decir que nuestros sanitarios son los mejores del mundo.

    Subir