Viernes 20 de Julio de 2018

El club de los poetas muertos - Camins de l´Alcora - columna de opinión - elperiodic.com

Versión Clásica
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
Camins de l´Alcora
Camins de l´Alcora
Por Vicent Albaro

El club de los poetas muertos

13/07/2018
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

He emulado esta magnífica película de 1989 protagonizada por Robin Williams y dirigida por Peter Weir, a tenor de una conversación mantenida en estos días con el cronista de la villa, J.M. Puchol, que está cerrando la edición del Libro de las Fiestas. La cuestión es, que cada año hay menos poesías en el libro, en esa publicación emblemática que ha glosado en sus páginas, múltiples versos magistrales y antológicos de diversos autores, cuyo nombre me reservaré para otra ocasión que seguro lo merecen, pues la nómina de poetas alcorinos siempre ha sido notable. Y es que a medida que fallecen los viejos autores, la incorporación de nuevos valores es casi nula. Tal cual está ocurriendo con la participación en el certamen de la Mancerina Poética, que dedica sabrosos versos a la mujer alcorina, representada en la Reina y Damas de fiestas.

¿Es que ya no hay poetas? Pues toca certificarlo a tenor de lo expuesto en este escrito y que es la prueba evidente de que, al igual que las fuentes cristalinas de nuestros campos, la poesía se nos muere. Y no solamente la poesía galante y amable, ¡Que va! ni siquiera la más trascendental y crítica pervive. Así que me permito con la venia de los lectores, traer a colación la bella película del título de este artículo, más de cinco lustros después de la magnífica interpretación del genial Robin Williams en: "El Club de los Poetas Muertos". Porque así estamos los poetas de l'Alcora, ¡muertos! No sé si será que en la escuela e institutos, los profesores de literatura no ponen el énfasis necesario para ello. O que la banalidad de los tiempos que corren, arrasa toda esperanza de sensibilidad creativa, esta chabacanería rampante a cualquier nivel ya sea en letras de canciones, periodismo, mensaje político y el desastre de los chats, ha desfigurado el lenguaje hasta extremos de emergencia sanitaria en una UCI.

En este ambiente procaz, cochambroso, materialista, vulgar, hedonista, zafio, aberrante... ¿Alguien puede pensar en sumergirse en el creativo, inspirado, medido, pulcro, lírico y siempre espiritual mundo poético? No seré yo quien conteste a esta pregunta, me dejaré llevar por algunos diálogos de la película que vienen como anillo al dedo. Atención...

"No leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos poesía porque somos humanos. Y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, los negocios y la ingeniería son carreras nobles y necesarias para la vida. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor...son cosas que nos mantienen vivos" (Prof. John Keating). Estas bellas palabras nacidas del verbo del personaje interpretado por Robin Williams, describe al profesor de Lengua que todos desearíamos tener, honesto, sincero, pasional, inspirado, inconformista, librepensador...en definitiva, alguien de quien aprender porque te inspira sueños, y solo al soñar tenemos libertad.

Hemos perdido el hábito de la lectura pausada y serena. Algunos desconocen por completo esta sensación, quizás porque nadie les enseñó a hacerlo. Una verdadera pena. Y los que podríamos disfrutar de este gozo literario, andamos de aquí para allá como pollos descabezados, ametrallados por informaciones brutales a todas horas, repetitivas, manipuladas, exageradas y como siempre deformadas. Nunca leerás nada bueno porque eso no vende, solo interesa la tragedia, el escándalo y la provocación. Visto todo así de sesgado, parece que el mundo se va a pique y que no hay esperanza. Por los chats florecen estercoleros de noticias falsas, de comentarios hirientes e insultantes. No hay decoro ni la mínima corrección de urbanidad. Todo vale para imponer teorías asimiladas, que son por supuesto incuestionables per se, para machacar a quien no piensa lo mismo. Toxicidad máxima de la que hay que huir como alma que lleva el diablo.

Sigo formulando la misma pregunta, sí esa de... ¿En medio de este insufrible maremágnum, dónde cabe la poesía? Habría quizás de comenzar de cero, ¿Cuánto tiempo hace que usted no ha abierto un libro? "Cuando lean, no consideren solo lo que el autor piensa, consideren lo que piensen ustedes" (John Keating) A eso se le llama pensar, racionalizar la lectura. Ya no nos quedamos únicamente en la comprensión lectora –cosa bastante frecuente, el leer y no entender lo que se lee-, toca superar esta fase elemental e ir más allá.

Para escribir poesía hay que pararse, salir de la vorágine ruidosa del carrusel diario para encontrar ese oasis de paz, que te permita cuajar ideas y dibujarlas en palabras, que una vez trenzadas forjarán versos. Tal vez sea un esfuerzo mayor al que no se acostumbra uno, pues la dificultad es palmaria y no lo niego, pero el resultado es una pieza única. Como una cerámica arandiana. Un texto que no existía y que la voluntad, la inspiración y la artesanía literaria convierten en algo mágico y exclusivo. ¿No es esto maravilloso? Poder expresarse de una forma musical con palabras que relatan emociones y sentimientos, quizás no esté al alcance de todo el mundo, pero si no se prueba, jamás se sabrá de lo que uno es capaz de hacer. Y mucha, pero mucha constancia y poca o nula presunción.

No se trata de ganar un concurso ya bien sea de Albadas, de Mancerinas o cualquier otro certamen al uso. Se trata de crear algo propio de la nada. Las palabras andan ahí, sueltas, juguetonas o dormidas, pero ansiosas; esperando que alguien tome la pluma y les dé forma y orden. Les dé sentido para emocionarnos y mostrar algo que aparentemente no se ve, pero sin dudas existe. ¿Hay mayor teofanía?

Y termino con otra frase del filme. "Dos caminos divergían en un bosque, yo tomé el menos transitado, el difícil. Y eso lo cambió todo". (John Keating)

Espero que los poetas muertos resuciten, que nazcan de nuevos como trigos verdes, y que los moribundos... continúen ligando versos en este páramo yermo, donde todavía hoy existen clamorosos motivos de inspiración por descubrir y poemar.

Comparta este artículo
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Con el soporte de:
GV Conselleria Educació

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Amb la col·laboració de la Consellería d'Educació, Investigació, Cultura i Esport. Generalitat Valenciana.

Aviso Legal | Política de Cookies | Publicidad | Correo: valenciaARelperiodicPUNcom

 
Versión Móvil