18 de octubre de 2019 18/10/19
Por Vicente Piqueres Monzonis
El Caballero del Komián - RSS

El sabor de los sonetos

    A ALBERT EINSTEIN
    (Soneto con doble estrambote)

    De los sabios tú fuiste el más preclaro
    que en la historia del mundo han existido;
    tú fuiste, por doquier, muy conocido
    al tenerte la ciencia como faro.

    En ti, cualquier problema estaba claro,
    sabías de la vida su sentido,
    y se dice que fuiste precavido
    tratando ciertos temas con reparo.

    Pues esa teoría tan famosa
    que trata de la masa y la energía,
    años ha, resultó muy peligrosa

    en manos de quien tuvo la osadía
    de mandar tantos seres a la fosa
    y poner al planeta en agonía.

    Demostraste tener sabiduría
    llegando a conclusiones tan tremendas
    que sólo tú supiste. ¡Y te asustaste!

    Por eso los apuntes los quemaste
    y dejaste sin pienso a la manada
    que, sin ti, no valía para nada.

    A GARY COOPER

    Tu persona se dice que es un mito
    y que existes, del cine, en la leyenda,
    porque fuiste el mejor de la contienda
    que la fama reclama con su rito.

    Cual estrella llegaste al infinito,
    lo digo sin que nadie se sorprenda
    pues, queriendo seguir tu misma senda,
    para muchos triunfar no es gratuito.

    Si la muerte acabó con tu carrera
    habiendo conseguido tu victoria,
    no pueden ocultarse, aunque se quiera,

    los filmes que recuerdan tu memoria,
    y no siendo entre tantos un cualquiera
    quedaste en lo más alto de la gloria.

    A MI AMIGO D. JOSÉ PUCHADES
    (Soneto con estrambote)

    Sabías sonreír con tal agrado
    y tratabas a todos con respeto
    que yo quiero expresar, con mi soneto,
    gratitud a quien mucho nos ha dado.

    Como fuiste poeta consumado
    atiende lo que digo en el cuarteto:
    componiendo poemas, muy discreto,
    como buen literato, muy versado.

    Pasábamos momentos muchos días
    charlando de mil cosas cada vez,
    y siempre con humor, con alegría,

    incluso recordando la niñez.
    Mas ahora, ya ves, quien me diría
    que marchaste por ley de la vejez.

    Si la muerte ganó por esta vez,
    los momentos que nunca volverán
    de mi mente jamás se borrarán.

    ANCIANIDAD

    Cuentan que cada día hay más ancianos
    ¡Cierto! Pero..... ¿con qué clase de vida?
    Muy precaria y a veces dolorida
    cuando ven que les dejan sus hermanos.

    Cuando ven esos tratos inhumanos
    del hijo que se ensaña con su herida,
    esperando con ansias su partida
    y niega el acogerle con sus manos.

    ¡Qué rápido se llega a los ochenta
    hoy, que dicen, existe tanta suerte!
    Si no llevas la vida turbulenta

    se tienen garantías de ser fuerte.
    Medita esta razón que también cuenta:
    ¡Nadie puede librarse de la muerte!

    A LOS POLITICOS

    Con cuanta cara dura y mil promesas
    conquista algún político a la gente,
    y aun cuenta con cara sonriente
    embustes y mentiras cual sorpresas.

    Entre el rebaño, allí busca sus presas
    para poder después hincar el diente,
    y beber, sin parar, de aquella fuente
    hasta dejar sus huellas bien impresas.

    Mostrar su honradez es lo importante
    con tal de que su escaño no lo pierda,
    pero él va con su rollo por delante

    sea al centro, derecha o a la izquierda;
    la cuestión es ganar mucho y bastante
    aunque al final se pringue bien de mierda.

    COMENTARIO DE UN VIEJO

    Hay que ver lo que pasa en esta vida
    y cómo se presenta el desengaño,
    cuando dicen de mí que soy tacaño,
    que por nada me enfado de seguida.

    Del cariño se ignora la medida,
    me tratan cual si fuera yo un extraño,
    el respeto hacia mí no es como antaño
    y noto cómo duele tanta herida.

    Seguro que se piensa en verme muerto
    pues dicen que la bronca la provoco,
    más digo ante tamaño desconcierto:

    Si buscáis el que crea que estoy loco
    no cabe alguna duda, y esto es cierto
    Lo que os falta es, quizás, quererme un poco.

    DEMOCRACIA O ANARQUÍA
    (Soneto con estrambote)

    Aquí cada cual hace lo que quiere
    cuando todo quedó muy bien atado.
    La cuestión es armar cada fregado
    al que muchos acuden donde fuere.

    Libertad con desorden lo prefiere
    la gente que lo busca con agrado,
    borrando totalmente su pasado.
    Que sea su criterio quien impere.

    En la vida no ves más que falacia,
    a pueblos que soportan su agonía,
    y en los medios desgracia tras desgracia.

    Hoy se vive de pura fantasía,
    pues esto que se llama democracia
    en verdad tiene el rostro de anarquía.

    Para quienes provoquen rebeldía
    aplicad un recurso de gran peso.
    Consiste en: “Estacazo y tente tieso”.

    BUSCANDO LA TRANQUILIDAD
    (Soneto con estrambote)

    Sentado en mi sillón frente a la lumbre
    me vienen mil recuerdos a la mente,
    que, vividos, los tengo aquí presente
    siguiendo, como siempre, la costumbre.

    Con un viejo candil que a mí me alumbre
    por las noches, y paz en el ambiente,
    disfruto estando solo, libremente,
    huyendo de la humana muchedumbre.

    No estoy loco, más sí muy disgustado
    al ver que el mundo gira sin destino,
    sin rumbo, y por camino equivocado.

    No soy ni quiero ser un adivino
    pero pienso: ¡Si Dios está olvidado
    el caos general será “supino”!

    BUSCANDO LA PAZ

    Camino por la vida sin un guía,
    agotado, sin paz, ni rumbo cierto;
    busco verdad en tanto desconcierto
    y no he podido hallarla todavía.

    Confundido ante tanta hipocresía
    veo, al fin, una luz en mi sendero,
    es la luz que proyecta aquel madero
    con mi Dios en un trance de agonía.

    Si tu entrega es un signo de esperanza
    ya tanta humillación no la mereces.
    ¿Por qué no fijo en Ti mi confianza

    y aguanto de la vida los reveses?
    ¿Por qué no tengo, al fin, esa templanza
    que viéndote en la cruz Tú nos ofreces?

    MOSÉN JEREMÍAS (Quién fue)
    (Soneto con doble estrambote)

    Al decirle Jesús que le siguiera
    le siguió, sin dudar, cual peregrino,
    demostró su sapiencia en lo divino
    rebosante de Fe, mas no-quimera.

    Por ser un sacerdote con solera
    Él sembró mucha mies en su camino,
    Más nunca se expresó con desatino
    y fue muy elocuente a su manera.

    Se daba a los demás cumplidamente
    a pesar de sufrir un desencanto
    que trató con sosiego y muy prudente.

    A cuantos conoció los quiso tanto
    que su bondad aún está patente,
    pues Mosén Jeremías era un santo.

    Su marcha nos produjo mucho llanto
    pero siempre tendremos el consuelo
    de ser unos cautivos de su encanto.

    Pidamos a Jesús en nuestros Lares
    poder verle algún día en los altares.

    ocultar
    El sabor de los sonetos
    Subir