23 de julio de 2019 23/7/19
Por Miguel Barrachina
El desahogo semanal - RSS

Solo había un camino

En la salida de nuestra honda crisis solo quedaba un camino, el difícil, si hubiese habido dos, todos, también Mariano Rajoy, habríamos optado por el otro.

A la dramática situación de los más de cinco millones de parados solo le quedaba esta profunda reforma laboral como salvación. Sin embargo, quienes nos metieron en la crisis y aquellos que mantuvieron un silencio cómplice, dicen ahora apostar por mínimas reformas cuando solo hay posibilidad de éxito con esta, con la más atrevida de las reformas laborales.

Con la flexibilidad introducida y con la objetividad en las causas de despido solo pierden los que hacen negocio con la rigidez empobrecedora y con la judicialización de las relaciones laborales, es decir, los malos sindicatos y las malas patronales. Los trabajadores y los empresarios ganan, y con ellos ganamos todos.

No es posible que ante una misma crisis, sea España el país en el que sus empresarios, forzados por una obsoleta legislación, más recurran al despido. La respuesta de la empresa nacional ante esta crisis ha sido, en un 68% de los casos, despedir empleados, mientras en otros países la modificación de jornada y salario ha permitido salvar empleos y empresa.

Han tenido que desaparecer 400.000 empresas y millones de empleos para que la mayoría tomase conciencia de que el despido más caro del mundo no contribuye a mantener el empleo sino a la no contratación, y que la rigidez de los convenios nacionales frente a los de empresa, cierra negocios y no garantiza salarios.

Esta es la reforma laboral que España necesitaba, no solo ahora, sino desde 2002, cuando tuvo lugar la última modificación sustancial de la norma laboral. Algunos, como Alemania, llevan ocho años de reformas, aquí en dos meses ha habido que recorrer todo tiempo perdido.

Especialmente beneficiados con la reforma son, además de PYMES y autónomos, los jóvenes y los parados de larga duración, cuya contratación se bonifica con 3.600 y 4.500 euros respectivamente.

El mayor control del absentismo laboral injustificado y la lucha más eficaz contra la economía sumergida, son también ejes necesarios de una reforma que, a estas alturas, solo podía ya ser completa.

Tarde el tiempo que tarde en dar sus frutos este era el único camino que quedaba, y ya lo estamos transitando.

 

 1 comentario
Vicent Bosch i Paús
Vicent Bosch i Paús
20/02/2012 09:02
Curtets que són!

Sols un camí. Doncs jo he sentit que tots els camins van a Roma!