23 de julio de 2019 23/7/19
Por Miguel Barrachina
El desahogo semanal - RSS

El mejor comienzo

La prudencia de Rajoy, la experiencia de su nuevo gobierno y las primeras medidas económicas nos sitúan en el principio de un nuevo ciclo económico.

Los efectos de las medidas ni son inmediatos, ni todos ellos son positivos en el corto plazo, devolver la iniciativa al ámbito privado supone encoger el sector público, de hecho, tan solo va a crecer el gasto en pensiones, y ello supone temporales crecimientos del desempleo.

Los indispensables anuncios de reducción de gasto y endeudamiento públicos, para que los préstamos lleguen a familias y empresas y pueda detenerse la escalada impositiva de los últimos dos años, tienen un efecto diferido, y, aunque probablemente solo se trate de meses, la economía se contrae y crece el desempleo.

La cirugía sanadora que requiere el gravemente dañado cuerpo nacional, supone, como en cualquier intervención quirúrgica, algunos días de convalecencia para conseguir una completa sanación. Que los días de estancia en el hospital se correspondan con semanas, meses o un año ya no depende solo del gobierno sino del resto de actores económicos.

Todas las medidas presidenciales han sido correctas. La congelación salarial, la reducción de plantillas públicas, la supresión de organismos públicos, la desaparición de dos ministerios, la eliminación de veinticinco altos cargos o la estabilidad presupuestaria, son indispensables, pero tanto estas como el previsible aplazamiento de las inversiones públicas reducen la actividad y el empleo mientras dura el rearme del sector privado.

El tiempo que dure ese ajuste empresarial a la nueva situación será un tiempo difícil. Particularmente estimo que los tres meses que ha dado Rajoy de plazo para culminar la reforma del mercado financiero y de las administraciones públicas, y conociendo que los agentes sociales deberán alcanzar acuerdo de reforma laboral antes de Reyes, es probable que España vuelva a ver crecer su empleo durante el segundo semestre.

Que en el mes de enero sea hábil a efectos de tramitación parlamentaria, es también muestra de que la totalidad de las reformas no solo van en serio sino que se van a tramitar con urgencia, es exactamente lo que necesitábamos, concentrar las reformas que no se han hecho en las dos pasadas legislaturas en los próximos tres meses.

 1 comentario
Trotamundos
Trotamundos
05/01/2012 05:01
Un comentario más.

Todo eso que Vd. enumera, era lo que esperábamos casi todos. Que sea efectivo vamos a darle el beneficio de la duda. Me daría hasta buenas sensaciones, si aparte de quitar "enchufes", se bajaran un tanto por ciento más que el cinco todos los políticos y politiquillos, que dicho sea de paso, son la tira y no creo que por eso se iban a morir de hambre ni provocar un drama familiar, como hay muchos en España en la actualidad. Mantener las pensiones no solo le acarrea votos, pues aparte de la ignorancia de muchos de nuestros mayores, no hay que ser muy inteligente para saber que gracias a lo que cobran se están aguantando muchas familias y se evita al mismo tiempo que la gente se eche a la calle. Pero ¡¡ojo¡¡ no se engañen y tanto apretar las clavijas... pues venga aquello.