Martes 14 de Agosto de 2018

Los modelos de belleza y sus consecuencias - Arte en la estética - columna de opinión - elperiodic.com

Versión Clásica
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
Arte en la estética
Arte en la estética
Por Julio Terrén

Los modelos de belleza y sus consecuencias

03/11/2014
1 comentario
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

La RAE define la belleza ideal como el prototipo, modelo o ejemplar de belleza, que sirve de norma al artista en sus creaciones. Aunque en la actualidad no hablaríamos de belleza ideal, sino de modelos de belleza. Gran parte de la responsabilidad en la difusión de esos cánones la han tenido, a lo largo de la historia, los artistas plásticos quehan plasmado en sus obras la belleza ideal, real o platónica, a través de todos los tiempos. Lejos queda la utilización del número áureo o divina proporción de Leonardo o Durero como ideal, sustituido en la actualidad por variables más complejas asociadas al éxito social o profesional.

La definición de la belleza no es una cualidad inherente y objetiva sino trascendente, ya que cada época, región o clase social crearon su propio ideal de belleza; ésta se manifiesta en la percepción estética de un pueblo en un período determinado de tiempo. El ideal del cuerpo humano perfecto es el resultado de la interacción de la cultura, la religión, la economía, yotros factores.

Son, sin embargo, los medios de comunicación los que han tomado el relevo en esa tarea en los últimos cien años, creando modelos de belleza no siempre acertados y en muchos casos nocivos para la sociedad.

 La televisión bombardea continuamente a los espectadores con imágenes de hombres y mujeres que, supuestamente, han alcanzado el grado de perfección por sus bellas proporciones creando unos estereotipos que son una percepción distorsionada y artificialde la realidad.

Las revistas de la moda utilizan modelos femeninos y masculinos que rozan lo patológico y que generan en personas inmaduras el desprecio de lo propio, la inseguridad personal y la frustración ante su imagen.

En la antigüedad la obesidad y el sobrepeso eran considerados signos de opulencia y envidiable posición social; al contrario la extrema delgadez correspondía a las clases menos privilegiadas. Hoy los jóvenes (y no tanto) luchan cada día con esos gramos de más e intentan adaptarse a esas ropas no hechas a su medida como signo del éxito; en caso contrario sufren por el aparente rechazo de su entorno y las reales dificultades para encontrar empleo.

Una consecuencia de los modelos actuales es que, un porcentaje importante de las mujeres españolas, no están contentas con su cuerpo aunque su entorno no lo ve así. En muchas ocasiones, es producto de la voluntad de emular las imágenes que nos llegan a través de esos medios. La solución: enseñar y aprender a diferenciarse.

La anorexia, enfermedad grave que afecta sobre todo a los jóvenes en edad adolescente, se ha visto incrementada en los últimos 15 años, por determinadas campañas publicitarias en las que aparecían jóvenes con extrema delgadez, como una forma de valorar la ausencia de volúmenes y para promocionar vestuarios más ajustados, tal vez conscientes, de que el rechazo que provocaban en los estamentos más protectores de la sociedad, añadían un plus de publicidad a sus patrocinados. Como lo expresa una lectora en un artículo sobre el tema refiriéndose a una modelo: “Parece uno de esos ángeles que está en los cementerios”.

Otra consecuencia, también muy grave, de los cambios en los modelos de belleza, es la distorsión de la imagen propia, conocida como trastorno dismórfico corporal (TDC), entidad bien conocida por los psiquiatras y que vemos con cierta frecuencia en nuestras consultas de cirugía plástica. Ellas y ellos, pacientes que refieren con todo lujo de detalles los múltiples defectos que observan día a día en sus caras y cuerpos, solicitan una reparación estética para cumplir con unas expectativas irreales. Una vez intervenidos quirúrgicamente nunca están satisfechos con los resultados, porque siempre siguen encontrando defectos en su imagen; son candidatos a múltiples intervenciones estéticas que cada vez causan mayores alteraciones físicas,  sicológicas y sociales.

Por fortuna, muchas campañas publicitarias han percibido cierto rechazo de la sociedad y están siendo modificadas, reconociendo que es un atentado a la inteligencia de los consumidores, el intento de vender cuerpos masculinos y femeninos con unos estereotipos maniqueos, que causan mucho daño a la salud física y mental de nuestros jóvenes. Otros, además, han reaccionado al ofrecer sus productos con imágenes de modelos con formas más cercanas a la normalidad, e incluso con sus formas desfiguradas como consecuencia de una patología mamaria intervenida quirúrgicamente.

Veremos en los próximos años como se resuelve esta cuestión, si las mujeres modelo recuperan sus curvas femeninas o los hombres abandonan ese aspecto andrógino que no corresponde a su sexo. Lo que no cabe duda es que el modelo de belleza ideal va a cambiar.

 

Julio Terrén Ruiz
Cirujano Plástico de la SCPRECV (Sociedad de Cirugía Plástica de la Comunidad Valenciana)


Comparta este artículo
Listado de comentarios

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
 
Jo ara que estic a San José del Monte, Bulacan, illes Filipines, un poble d'uns 450.000 habitants, però de plantes baixes, la gran majoria amb quatre llandes, lones, bambú, alguna rajola gran i compacta i sostre metàl·lic. Pels matins quan camina o si alguna vegada vaig al centre comercial (mall), no veig cap bellesa, ni inclús les de secundaria. Lletges no són, massa agraciades tampoc; tenen nas xato i visibles els forats nasals, cos sense corbes massa pronunciades, llavis carnosos i celestials i ulls no totes com les xineses guapes.
Enviado el 11/11/2014    
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Con el soporte de:
GV Conselleria Educació

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Amb la col·laboració de la Consellería d'Educació, Investigació, Cultura i Esport. Generalitat Valenciana.

Aviso Legal | Política de Cookies | Publicidad | Correo: valenciaARelperiodicPUNcom

 
Versión Móvil