elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

Los populares lamentan que el alcalde utilice como arma electoral las obras de la Generalitat, ahora que se acercan los comicios

Los populares lamentan que el alcalde utilice como arma electoral las obras de la Generalitat, ahora que se acercan los comicios  - (foto 1)
    El grupo municipal popular de Onda ha lamentado que el alcalde de la ciudad, el socialista Enrique Navarro, utilice las obras que financia la Generalitat como arma electoral, ahora que se acercan las elecciones municipales. Es lo que está sucediendo con el segundo centro especial de atención a mayores, CEAM, y centro de día para personas mayores dependientes.

    Según los populares, el tripartito, primero, se comprometió a licitar y adjudicar la obra con el dinero que le da el Gobierno Valenciano y seis meses después se negó a hacerlo, consiguiendo así retrasar medio año la licitación y la adjudicación de la obra, con tal de asegurarse que el segundo CEAM y centro de día para personas mayores dependientes no estuviese acabado antes de las elecciones.

    Ahora, una vez se ha asegurado que esos servicios no estarán hechos antes de los próximos comicios, se dedica a criticar el retraso de la obra, que ellos mismos han generado.

    “Enrique Navarro crea el problema y luego exige la solución. Retrasó durante seis meses intencionadamente la obra del CEAM y ahora le exige a la Generalitat que se salte todos los plazos legales que lleva el inicio de este tipo de obras para que esté hecha cuanto antes, porque nuestro alcalde sabe que lo que exige es legalmente imposible de cumplir. ¿Lo hará porque se acercan las elecciones y no tiene apenas nada que ofrecer a los ondenses?”, se ha preguntado hoy la edil Carmen Ballester.

    Dentro de los plazos legalmente estipulados
    La Generalitat Valenciana licitó la obra el pasado 15 de abril de 2010, día en que lo publicó en el Boletín Oficial de la Generalitat. El cinco de mayo finalizó el plazo estipulado para que las empresas que quisiesen se presentasen a realizar la obra y el 16 de julio adjudicó la obra.

    Desde entonces y hasta ahora la Generalitat tiene que respetar unos plazos legales para que las empresas que se presentaron al proyecto y que no han conseguido la adjudicación puedan plantear las alegaciones pertinentes.

    Una vez haya finalizado ese periodo, la empresa adjudicataria tiene un plazo de tiempo para iniciar la obra, que puede oscilar entre los dos y los tres meses.

    “Realmente nos resulta sorprendente que el ayuntamiento exija ya el inicio inmediato de una obra que se adjudicó el pasado 16 de julio y no dice nada sobre la segunda fase del museo de la cerámica, que adjudicaron ellos el ocho de enero a Dragados y que han tardado 8 meses en iniciarse, y que se paga con el dinero del Estado y con un préstamo de 1 millón de euros del ayuntamiento, dos instituciones dirigidas por los socialistas”, ha concluido Ballester.

     

    Subir