22 de septiembre de 2020 22/9/20

Infraestructuras saca a información pública las expropiaciones para mejorar el enlace entre la CV-10 y la CV-20 en Onda

  • La actuación resolverá los problemas provocados por la alta densidad de tráfico en la zona

La Conselleria de Infraestructuras y Transporte ha sacado a información pública las expropiaciones necesarias para la mejora de la capacidad del enlace de la CV-10 con la CV-20 en el término municipal de Onda (Castellón).

La autovía CV-10 constituye el corredor interior que rodea la zona más industrializada de la provincia de Castellón: Vila-Real, Nules, Burriana, Almassora y Castelló. Por ello se ha convertido en un itinerario alternativo al saturado corredor costero y de gran importancia en el sistema viario regional. La alta intensidad de tráfico y el porcentaje de vehículos pesados provoca una circulación muy lenta en la carretera, con velocidades de recorrido que no pueden superar los 60-70 km/h. También son muy acusadas las puntas horarias, que llegan a saturar algunas de las glorietas situadas en los enlaces.

Por otra parte, la carretera CV-20 discurre entre los municipios de Vila-real y Puebla de Arenoso, sirviendo además de eje de conexión transversal entre las vías de alta capacidad que constituyen la autovía CV-10 y la autopista AP-7. Recientemente fue desdoblado el tramo Vila-real - Onda debido sobre todo a la gran cantidad de camiones que circulan diariamente por esta vía.

El enlace entre estas carreteras está constituido por una glorieta sobre dos puentes, de 45 metros de radio interior, bajo la cual discurre la autovía CV-10. En la actualidad se observan grandes retenciones en este enlace principalmente en el movimiento de los vehículos que provienen de la CV-10 sentido sur y se dirigen a la CV-20, sentido oeste (Onda), dado que no existe un ramal direccional que agilice dicho movimiento, como sí sucede para el resto. En menor medida, también se forman colas para la realización del movimiento CV-10 sentido norte y se dirigen también a la CV-20 sentido oeste. La saturación de este enlace provoca la ralentización en el tránsito por la CV-20 e incluso la congestión de la CV-10 debido a que las colas formadas alcanzan la propia calzada de la autovía.

Toda esta situación y las premisas de su evolución obligan a una remodelación y mejora de este enlace con objeto de dotarlo de unas condiciones de capacidad y seguridad consecuentes a las actuales condiciones de tráfico.

La intensidad de tráfico en esta zona se sitúa en torno a 7.900 vehículos diarios en el ramal acceso norte y 3.600 en el ramal acceso sur. El porcentaje de pesados es de un 24% (ramal norte) y del 45% en el ramal sur.

Características del proyecto
Las obras consisten básicamente en la mejora de capacidad del enlace de la CV-10 con la CV−20 para resolver los problemas de congestión que presenta actualmente. La actuación principal se refiere a la ejecución de un ramal directo para el movimiento provinente de la CV-10 sentido sur (Castelló) y que se dirige hacia la CV-20 sentido oeste (Onda), evitando su paso por la congestionada glorieta central. La velocidad específica de este ramal es de 40 km/h y su longitud total de 650 m.

Desde este vial parte un nuevo ramal unidireccional de acceso al polígono industrial Apeadero de Betxí. La longitud de este ramal es de 185 m. Como consecuencia de la ejecución de estas obras la conexión actual del polígono industrial con la glorieta del enlace se inutiliza, desviándose el acceso, además de por el nuevo ramal directo al polígono, por la glorieta existente en la CV-20 inmediatamente al oeste del polígono.

La ejecución del ramal directo descrito anteriormente implica el retranqueo de un tramo de carril bici de 3,00 m de anchura en una longitud de 415 m. Complementariamente se ha previsto la duplicación del carril que accede a la glorieta desde la CV-10 sentido norte, mejorando también la capacidad del enlace y eliminando la formación de colas en este ramal. La longitud del nuevo vial de dos carriles es de 100 m que se considera suficiente para la función que desempeña. La duplicación de este carril implica el retranqueo del carril directo CV-10 sentido norte a CV-20 sentido este en una longitud de 200 m.

Se ha proyectado también la adecuación del camino de servicio existente que discurre paralelo al ramal directo mencionado en una longitud de 270 m debido a su mal estado de conservación.

La sección a construir en los ramales unidireccionales de un solo carril está formada por un carril de 3,50 m. de anchura más sobreanchos. El arcén exterior es de 2,50 m., el arcén interior es de 1,00 m. y las bermas exteriores son de 1,00 m de anchura.

En cuanto a la sección a ejecutar en el ramal unidireccional de dos carriles consiste en una calzada de 7,20 m. de anchura con arcenes de 0,50 m, y berma exterior, por el lado izquierdo, de 0,50 m de anchura.

La ejecución del nuevo ramal directo implica la prolongación del paso inferior que da continuidad al Camino de Betxí en su paso bajo la CV-20.

Subir