elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

La mala ejecución de la obra en la antigua variante de la N-340 durante la pasada legislatura obliga al consistorio a construir un nuevo colector

La mala ejecución de la obra en la antigua variante de la N-340 durante la pasada legislatura obliga al consistorio a construir un nuevo colector - (foto 1)
  • El concejal de Urbanismo denuncia que las deficiencias de los tres proyectos realizados por el pacto IPN-PSOE, costará al municipio 800.000 euros

  • El alcalde recuerda que La Vila “nunca se había inundado” hasta que se ejecutaron estas obras

MÁS FOTOS
La mala ejecución de la obra en la antigua variante de la N-340 durante la pasada legislatura obliga al consistorio a construir un nuevo colector - (foto 2)
La mala ejecución de la obra en la antigua variante de la N-340 durante la pasada legislatura obliga al consistorio a construir un nuevo colector - (foto 3)
La mala ejecución de la obra en la antigua variante de la N-340 durante la pasada legislatura obliga al consistorio a construir un nuevo colector - (foto 4)

En unas horas está previsto que se inicien las obras de construcción del Colector de La Vila, en su primera fase, un proyecto que ha sido incluido en los Planes Provinciales de 2009 y que cuenta con un presupuesto de 235.000 euros, que serán sufragados al 40% por la Diputación de Castellón y al 60% por el Ayuntamiento de Nules.

El concejal de Urbanismo, José M. Casaus, denunció ayer que el Ayuntamiento se ha visto “obligado” a planificar este proyecto como consecuencia “de la mala ejecución de las obras de urbanización de la travesía de la antigua N-340” que, según afirmó “no contó con ningún tipo de supervisión por parte del equipo de gobierno del pacto de IPN y el PSOE”. El principal problema de esta obra, que hoy por hoy todavía no ha sido aceptada por el consistorio por las numerosas deficiencias detectadas, es que no se realizó al nivel original, sino que se elevó varios centímetros, convirtiéndose en un muro artificial para la evacuación de las aguas de lluvia de La Vila.

El alcalde, Mario García, recordó que “La Vila nunca se había inundado hasta que se realizó esta obra”, lo que ha obligado al actual equipo de gobierno a incluir esta actuación en su planificación de inversiones, por lo que “hemos tenido que dejar de hacer otros proyectos importantes para solucionar este grave problema”.

Por su parte, José M. Casaus señaló que los tres grandes proyectos planificados por el gobierno de IPN y PSOE le van a costar a todos los vecinos “más de 800.000 euros en lo que sería el remanente de gastos que nos han dejado de herencia”, porque la obra de la antigua N-340 no es la única que sigue generando problemas al municipio. Casaus recordó que tampoco se han recepcionado las obras de peatonalización de La Vila, sobre la que se tuvo que realizar un modificado de 120.000 euros “como consecuencia de diferentes problemas detectados en la ejecución y que todavía no se han pagado”. También tuvo que asumirse un modificado en el proyecto del parking subterráneo, en concreto en la parte superior, que ascendió a 95.000 euros y finalmente, la misma obra de la antigua N-340 ha hecho imprescindible que se ejecute un nuevo colector en la calle San Isidro, que supondrá una inversión de 100.000 euros, también para evitar inundaciones. Si se tiene en cuenta que la inversión total para la construcción del colector de La Vila en sus dos fases supera los 500.000 euros, el gasto total que deberá realizar el Ayuntamiento para solucionar los problemas provocados “por la nula gestión del pacto IPN-PSOE nos costarán más de 800.000 euros”.

Mario García afirmó que “podíamos haber destinado ese dinero a grandes proyectos, muy vistosos, pero entendemos que solucionar los problemas de los vecinos es prioritario, aunque después esas obras no se vean”. De hecho, el alcalde recordó que a lo largo de este año está previsto que se realicen tres colectores más, el ya citado de la calle San Isidro, el de la calle Marco Antonio Ortí/Cº La Mar y el de la carretera de La Vilavella.

El Ayuntamiento ya está negociando con la Generalitat Valenciana la inversión conjunta para realizar la segunda fase del Colector de La Vila, que en su primera fase afectará a la calle Virgen de la Soledad entre las calles San Francisco y San Jaime, donde se conectará con el colector de la avenida Castellón, y que tendrá un plazo de ejecución aproximado de 5 meses.

Subir