29 de noviembre de 2020 29/11/20

El equipo de gobierno consigue la desafección de más del 60% de las parcelas que iban a ser ocupadas por la obra del salmueroducto

    Las negociaciones mantenidas por el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Nules con Acuamed, empresa responsable de las obras de construcción del salmueroducto que conectará la planta de ósmosis del municipio con la desaladora de Moncofa, han dado finalmente sus frutos, ya que se ha conseguido reducir las parcelas afectadas de forma considerable. En concreto más del 60% de las propiedades, en su mayor parte agrícolas, que hasta el momento se veían afectadas en mayor o menor medida por esta actuación, se verán libres de cargas.

    El concejal de Urbanismo y Agricultura, José M. Casaus, quiso manifestar su satisfacción dado que “hemos logrado que Acuamed modifique el proyecto inicial, respetando así las propiedades agrícolas”.

    La negociación comenzó hace algunas semanas, coincidiendo con el inicio del proceso de expropiación de las parcelas por las que iba a transcurrir la obra. El alcalde de Nules, Mario García, acudió a este acto público para manifestar su negativa a firmar las actas previas dado que, como explicó “en el Ayuntamiento no hemos recibido información detallada sobre el proyecto, ni sobre las afecciones que la instalación de esta conducción tiene en todo su trazado”.

    García ya explicó que el equipo de gobierno está a favor de la construcción del salmueroducto, pero “no a cualquier precio”. A partir de aquel momento se iniciaron los contactos con la dirección de Acuamed, que remitió al consistorio el proyecto en el que se pudo comprobar que en gran parte de su trazado la conducción se desarrollaba por fincas particulares, “en su gran mayoría de cultivo”. A su vez, en el tramo de la Senda Mitjana, no se tenía en cuenta que en la actualidad una parte del vial está urbanizándose, con lo que si no se modificaba el proyecto, se iba a levantar la obra poco después de finalizada, “lo que no tenía ningún sentido”, explicó Casaus.

    Así, el equipo de gobierno solicitó a la dirección de Acuamed que “en la medida de lo posible la conducción pasara por caminos rurales de titularidad pública, quitando así la afección de las parcelas agrícolas”. José M. Casaus, como concejal de Agricultura, recordó que el principal inconveniente, además de la pérdida de superficie de cultivo, era la servidumbre de por vida a la que se verían sometidos los propietarios afectados. Casaus destacó que con el nuevo proyecto “se ha eliminado por completo esta servidumbre y sólo algunos de los propietarios tendrán una ocupación temporal de parte de sus parcelas que se les pagará, así como los árboles que tengan que arrancar”. De este modo, de las 144 propiedades que en un principio eran expropiadas, se ha conseguido que 89 queden totalmente desafectadas.

    Casaus destacó que el resultado de esta negociación es doblemente positivo, por un lado porque el equipo de gobierno ha logrado que esta infraestructura, necesaria para el municipio, no afecte a los particulares, pero además “hemos podido liberar de cargas a numerosos propietarios, especialmente en momentos muy difíciles para la agricultura”. El edil de Urbanismo y Agricultura recordó que en la misma línea ya se consiguieron resultados similares en la obra de construcción del gasoducto.

    José M. Casaus quiso aprovechar la ocasión para recordar que en su día, cuando el alcalde se negó a firmar las actas previas, algunos partidos de la oposición “le criticaron acusándole de tener afán de protagonismo por presionar públicamente al Ministerio”. Casaus aseguró que “gracias a su negativa se pudo iniciar el proceso de negociación y ahora Nules verá como se desarrolla esta obra de una manera más justa y equitativa, sin que las nuevas infraestructuras supongan un lastre en uno de los sectores productivos más importantes del municipio, como es la agricultura”.

    Subir