elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

La noche de San Juan más incierta

La noche de San Juan más incierta - (foto 1)
  • Algunos municipios, como Oropesa, ya han decidido suspender su celebración

Pasar la noche de San Juan en la playa a los pies del fuego para dar la bienvenida al verano es una tradición que cada año coge más fuerza en nuestro país. La Comunitat Valenciana vive la noche del 23 de junio con intensidad, pero este 2020 su celebración sigue siendo muy incierta.

La pandemia del coronavirus ha salpicado de lleno a la celebración de cientos de celebraciones, fueran de la índole que fuera, y todo parece apuntar que ocurrirá lo mismo con la noche de San Juan. El miedo a que se formen grandes aglomeraciones dibuja un futuro muy incierto a su alrededor.

Lo cierto es que para el día en el que está prevista su celebración muchas comunidades autónomas ya habrán superado la totalidad del plan de desescalada, y con ello se habrá dado por finalizado el estado de alarma. Lo que dificultaría poder controlar el movimiento de los ciudadanos hacia las playas.

Desde Turisme Comunitat Valenciana han hecho un llamamiento a los ayuntamientos valencianos para que controlen el aforo de sus costas: “Los ayuntamientos han hecho un gran sacrificio suspendiendo eventos, pero queda uno que no está controlado por nadie y es la noche de San Juan” apunta el jefe de sección de Obras de Turisme Comunitat Valenciana, Amadeo Cardona.

“O tomamos medidas para se controle claramente el acceso a la playa o tendremos un amontonamiento de gente que no se acordarán del distanciamiento social" apunta Cardona, al tiempo que insiste: “"Sería una lástima que con todo el esfuerzo que muchas personas están haciendo, por culpa de una noche así tuviéramos que volver atrás".

Pero lo cierto es que pocos municipios se han pronunciado por el momento al respecto. Si lo ha hecho, por ejemplo, Oropesa desde donde han anunciado la suspensión de la fiesta: “En estos momentos, nuestra máxima prioridad es prevenir posibles contagios, por lo que debemos evitar, por ahora, la celebración de actos multitudinarios”, incide la edila.

En este sentido, Casañ explica que “estamos adentrándonos en la nueva normalidad y tenemos que ser responsables” y advierte “que en eventos como la noche de San Juan o San Pedro es muy difícil poder garantizar y controlar la distancia de seguridad entre personas”.

Por su parte, la ciudad de Valencia se muestra prudente a la hora de hacer declaraciones al respecto. “Aún queda bastante tiempo para San Juan, queda un mes, aún hay 30 días por delante y todavía hay tiempo para planificar”, explicó el vicealcalde Sergi Campillo, quien recuerda que dependerá de la fase en la que se encuentre la ciudad. Aunque, sea cual sea, asegura que “será difícil que se vean imágenes como las de otros años”.

Y es que lo cierto es que, tal y como se ha demostrado con el paso de los días, el futuro puede cambiar en tan solo unas horas por lo que muchos municipios han apostado por esperar antes de tomar cualquier decisión sobre la celebración de la noche de San Juan.

Subir