30 de septiembre de 2020 30/9/20

Neonatología de La Fe diseña prendas de ropa exclusivas para la práctica del método canguro

Neonatología de La Fe diseña prendas de ropa exclusivas para la práctica del método canguro - (foto 1)
  • Es el único hospital de España que ha desarrollado este complemento textil

  • La faja y la sobrecamisa confeccionadas facilitan a los padres una sujeción segura del bebé en el regazo

  • El Servicio ha adquirido unos sillones más cómodos para la práctica del método en el hospital

El Servicio de Neonatología del Hospital Universitari La Fe ha diseñado prendas de ropa especialmente confeccionadas para una práctica fácil, cómoda y segura del método canguro. Se trata de una iniciativa pionera en España que mejora la sujeción del bebé al regazo y fomenta la práctica tanto en el centro sanitario como en el propio domicilio.

El conjunto textil, ideado por la neonatóloga del Hospital La Fe Blanca Gascó, está compuesto por una faja que facilita la sujeción del bebé al tórax de la madre, o del padre, y por una sobrecamisa que cubre toda la parte superior del cuerpo, que protege y abriga a la madre. Está confeccionado en dos colores, blanco y beige, en material lavable y disponible en varias tallas, tanto para las mamás como para los papás.

La doctora Blanca Gascó afirma que “el principal objetivo de este conjunto es dar un paso más en la calidad del método canguro, ya que gracias a esta sujeción, la madre puede descansar los brazos, mientras está apoyada en un sillón y llevar al máximo nivel de relajación, de modo que el vínculo afectivo entre madre e hijo llega a ser mejor”. Así, la utilización de estos complementos fomenta el método en el domicilio, tras la estancia hospitalaria, ya que proporciona seguridad a los padres.

La práctica del método canguro requiere un período de tiempo superior a una o dos horas, por lo que es necesaria una postura cómoda, con la espalda bien apoyada, y poder mover los brazos regularmente para evitar entumecimientos. Por este motivo, el Servicio ha adquirido varios sillones donde poder relajarse con el bebé en el regazo, con el objetivo de conseguir la máxima relajación en la madre o el padre y el bebé.

El doctor Vicente Roqués, jefe del Servicio de Neonatología y presidente del comité organizativo del XXII Congreso Nacional de Neonatología que se celebra en Valencia en el mes de octubre, ha destacado como principales beneficios de esta práctica, “que los niños tienen ciclos de sueño más tranquilos, menos estrés, se favorece la lactancia materna, ganan peso, tienen menos infecciones, los padres se sienten más cercanos a su bebé y se fortalece el vínculo afectivo y sobre todo, se desarrollan mejor neurológicamente”.

Más de 30 años de método canguro

En 1978, en la ciudad de Bogotá, los doctores Edgar Rey y Héctor Martínez, desarrollaron un proceso alternativo a la incubadora, ya que no disponían de ninguna, para aquellos niños que nacían de forma prematura.

Así, imitando a la naturaleza, establecieron un protocolo de contacto y cuidados entre madre y bebé, similar al de una cría de canguro, que nueve meses después de nacer permanece en la bolsa de la madre, donde recibe abrigo y nutrición.

Los resultados recogidos por ambos doctores fueron ratificados por observadores sanitarios de instituciones internacionales, como UNICEF, y poco después se extendió el método canguro como norma básica de humanización y como protocolo en todas las Unidades de Neonatología de todo el mundo, incluso en aquellas dotadas con la tecnología más puntera.

De este modo, hoy en día, 30 años después, esta práctica está reconocida y es de obligatoria realización con bebés prematuros, incluso en las Unidades de Cuidados Intensivos, ya que favorece el apego de los padres, minimiza el impacto del entorno hospitalario, el bebé crece más rápido, se agarra mejor al pecho y se regula su temperatura.

No obstante, la práctica del método canguro, ideada en un principio para las madres, también está aconsejada para los padres, ya que favorece de igual modo la complicidad entre ambos y consigue que el padre se sensibilice con las necesidades del bebé y la madre, se constituya en un verdadero apoyo y se muestre disponible a la colaboración.

Cerca de 1.300 niños al año y multitud de iniciativas pioneras

El Servicio de Neonatología de La Fe atiende unos 1.300 recién nacidos al año. Tratan a niños con extrema prematuridad (semanas 28 o menos), extremo bajo peso (1.000 grs. o menos) o con enfermedades graves.

Según explica el Jefe de Servicio, el doctor Vicente Roqués, “se trata de niños que permanecen mucho tiempo ingresados en el Servicio y, por este motivo, es importante que los padres y cuidadores reciban una buena formación e información”.

En este sentido, el Servicio ha puesto en marcha diversas medidas de humanización como el libre acceso de los padres, sesiones de musicoterapia, el método canguro y el ofrecimiento de información diaria de la situación de sus hijos ingresados, telefónica y continuada en casos de niños con problemas graves.

Además, se trata del único hospital en España que está desarrollando talleres de formación con padres, iniciativa que ha corrido a cargo del personal de Enfermería, tras llevar a cabo una encuesta entre los propios padres de los bebés ingresados.

Congreso Nacional de Neonatología

El cuidado centrado en el desarrollo del niño y la familia será precisamente uno de los temas más destacados a tratar durante el XXII Congreso de Neonatología y Medicina Perinatal que se desarrollará en el Palacio de Congresos de Valencia entre el 14 y el 16 de Octubre.

Una cita organizada por el servicio de Neonatología del Hospital Universitari de La Fe y la Sociedad Española de Neonatología (SEN), que servirá como punto de encuentro para más de 500 especialistas en el cuidado del recién nacido.

Según el doctor Vicente Roqués, jefe del Servicio y presidente del comité organizativo del congreso, “se busca una mejora de atención, no sólo tratar las enfermedades del niño, sino cuidar el ambiente y aumentar la calidad de vida y asistencia”.

Subir