29 de enero de 2020 29/1/20

El PSOE exige al Gobierno que ponga en marcha la desaladora de Mutxamel y su conexión con la Marina Baixa

    Herick M. Campos, Diputado Nacional del PSPV-PSOE y Vicesecretario general provincial, ha exigido al Gobierno que ponga en marcha la desaladora de Mutxamel y su conexión con el Amadorio y garantizar así el abastecimiento de agua para siempre a la Marina Baixa y no depender de ayudas de emergencia puntuales.

    Como ha explicado Campos, la desaladora de Mutxamel se denomina desaladora Alacantí - Marina Baixa, y ha supuesto una inversión de 60 millones de euros que garantiza más de 10 hm3 al año para abastecimiento de Benidorm y su comarca, a través de una conducción de 5 millones de € desde la desaladora a la toma del trasvase Taibilla-Amadorio, el mismo por la que llegaría el agua desde Alarcón, con la diferencia de que en el primer caso recorre apenas 15 kilómetros en total y de la otra forma no menos de 250 km.

    Y ha recordado que la directiva del agua de la Unión Europea obliga a repercutir al precio final del agua todos los costes de producción y de transporte y distribución, por lo que hay que pagar el coste de traer el agua desde Alarcón y los derechos de agua de agua de sus propietarios, aunque solo sea una medida que aporte en un momento concreto 5 hm3, y sin que esté claro a quién se paga u porqué.

    La desaladora está concluida desde febrero de 2012, fecha en la que la constructora entregó la obra a ACUAMED, entrando en fase de pruebas, pero aún no está en servicio ni para el Alacantí, ni para la marina Baixa, al haber retrasado el Gobierno las obras de conexión, que no empezaron hasta el 21 de mayo de 2013 y que aún no está conectada con la toma del Taibilla - Amadorio.

    Herick Campos denuncia que esta situación se debe a la discriminación de la provincia en las inversiones, en este caso de agua, que han bajado un 80 % con el Gobierno de Rajoy, y por el nulo interés del PPCV de poner en marcha una obra que dejaría en evidencia al actual director general de agua de la Generalitat, y anterior presidente de la Fundación Agua y Progreso que gastó 7 millones de euros no justificados reclamando el trasvase del Ebro. Y es que su puesta en funcionamiento en plena sequía demostraría que las desaladoras no son la solución al problema estructural de agua de la provincia, pero si una parte de la solución.

    Campos pidió pasar de las pancartas a una gestión eficaz y eficiente del agua, garantizando agua de calidad a un precio asumible y transparente, con derechos permanentes de agua para Benidorm y la Marina Baixa, que nos den autonomía, garantía de desarrollo, y mejora de los acuíferos de esta comarca y el Vinalopó.

    Subir