29 de mayo de 2020 29/5/20

Las Franciscanas de la Inmaculada inician mañana en Moncada su Capítulo General

  • Congregación fundada en Valencia y presente en países de Europa, Africa, América y Asia

La congregación de las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada, fundada en Valencia en 1876, iniciarán mañana, viernes, su XXVI Capítulo General, en el Centro de Espiritualidad Madre Francisca de Moncada, en donde tendrá lugar hasta el próximo 2 de agosto, bajo el lema “Os infundiré un espíritu nuevo”.

En este Capítulo general se reunirán  27 religiosas representantes de la Congregación, presente en España, Portugal, Italia, Perú, Chile, Venezuela, Puerto Rico, India, Marruecos, Kenia, Honduras, Colombia y Uganda.

“Será un tiempo de gracia, de reflexión, de oración, de trabajo para revisar, confrontar y animar la vivencia del carisma de Madre Francisca”, según fuentes de la congregación.

Igualmente, “estarán presentes durante siete días, un grupo de ocho laicos, procedentes de los Centros y del Movimiento Laical HFI, para participar en la reflexión conjunta sobre el carisma y la misión compartida”, han añadido.

En el transcurso del Capítulo se elegirá a la Superiora general y a su Consejo para el periodo 2019-2025, se evaluará la Memoria y se marcarán los objetivos, criterios y líneas de acción para el próximo sexenio.

La congregación de las Franciscanas de la Inmaculada, que tiene su casa General en la capital valenciana, fue fundada en Valencia, en 1876, por la religiosa Francisca Pascual Doménech (Moncada 1833-1903) y aprobada por el papa León XIII en 1901. 

El sepulcro de Madre Francisca, actualmente en proceso de canonización, se encuentra en la Capilla del Centro de Espiritualidad, en Moncada.

En la actualidad, más de 300 religiosas de la congregación trabajan en España, Italia, Portugal, India y países de África e Iberoamérica, en la educación de los niños y jóvenes, en la educación y acompañamiento de las personas sordas y ciegas, en residencias de ancianos, así como en la atención sanitaria de mujeres, niños y enfermos de lepra.

Subir