26 de febrero de 2020 26/2/20

El Pleno de Mislata revoca el expediente disciplinario que el PP abrió para suspender a la interventora municipal

  • El gobierno socialista argumenta que Corredera no tenía competencias para sancionar a la empleada pública y que la concejal Ligia Rodrigo debió abstenerse en la votación

El Pleno de la Corporación Municipal de Mislata ha celebrado esta tarde una sesión extraordinaria para, entre otros asuntos, revocar el expediente disciplinario que el anterior gobierno del PP abrió a la interventora municipal y que motivó su suspensión de empleo. Con este acuerdo, aprobado con los votos a favor del actual equipo de gobierno socialista y EU, el Ayuntamiento remitirá el expediente al órgano autonómico competente, la Dirección General de Administración Local, y la interventora podrá reincorporarse a su puesto de trabajo la próxima semana.

Durante el debate plenario, los socialistas de Mislata no han querido entrar en la intencionalidad política del expediente a la empleada municipal y han basado su argumentación en fundamentos estrictamente jurídicos. En primer lugar, por una falta de competencia, ya que el régimen disciplinario aplicado a los funcionarios con habilitación estatal, como es el caso, lo regulan las Comunidades Autónomas. Según ha explicado la portavoz socialista, Mª Luisa Martínez, “ni el ex alcalde tenía competencias para incoar el expediente ni el Pleno para imponer la sanción, por lo que a nuestro juicio son motivos más que suficientes para provocar la nulidad de las actuaciones”.

Además de la incompetencia en la incoación y resolución del expediente, los socialistas han esgrimido también otro motivo de peso para justificar la revocación: el incumplimiento del deber de abstención de algunos concejales del PP, sobre todo de la que fuera responsable de Hacienda, Ligia Rodrigo. Para los socialistas, es evidente que la posición de los concejales del Partido Popular de Mislata no parecía la de meros informantes sino la de la parte denunciante. En especial Ligia Rodrigo, ha explicado hoy Martínez, “que no debió haber votado a favor de la sanción a la interventora ni haber participado en el expediente, ya que mantenía una relación funcional con la empleada y una manifiesta incompatibilidad profesional y personal”.

La interventora municipal, que intentó ser instrumentalizada por el PP por realizar informes contrarios al anterior equipo de gobierno, se reincorporará la semana próxima por “dignidad y justicia”, concluye el alcalde, Carlos Fernández Bielsa.

 

Subir