28 de mayo de 2020 28/5/20

La delegación de Migraciones del Arzobispado duplica en un mes de estado de alarma la atención a familias sin recursos

  • Atiende a 135 personas y acoge a cuatro más procedentes del CIE de Zapadores gracias a la intervención directa del cardenal Cañizares

La delegación de Migraciones del Arzobispado ha duplicado en un mes la atención a familias que desarrolla desde su sede, en la parroquia San Miguel de Soternes de Mislata, y acoge a cuatro personas de nacionalidad argelina procedentes del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores “en un piso cedido gracias a la intervención directa del cardenal Antonio Cañizares”, según Olbier Hernández, delegado de Migraciones.

De esta forma, “desde que se decretó el estado de alarma el Ministerio de Interior permitió la salida de internos si eran acogidos por una ONG o asociación, no podían quedarse en la calle, por ello, gracias a la intervención del Arzobispo, la delegación de Migraciones acogió a cuatro de ellos, a los que acompañamos desde principios de abril en un piso cedido por la parroquia San Marcos Evangelista, de Mislata, y otro interno ha sido acogido por Cáritas”, ha añadido.

Respecto a las atenciones a familias, se enmarcan en un proyecto coordinado por la delegación de Migraciones y la Cáritas parroquial de San Miguel de Soternes, denominado ´Tocan a mi puerta`, a través del que “atendemos a 135 personas que integran 45 familias, el doble que hace un mes”, ha indicado Olbier Hernández, que también es párroco de San Miguel de Soternes.

Se trata de “ayuda espiritual y material, como entrega de alimentos no perecederos, medicamentos y otros productos de primera necesidad y ayuda económica, en los casos que podemos” así como entrega a algunas familias de menús donados “gracias a una iniciativa de la parroquia San Josemaría Escrivá, cuyo párroco, Jorge Molinero, se ha convertido en un ángel de la guarda para mí”, ha comentado.

“La Iglesia sí atiende a los olvidados de la sociedad”

De el total de 135 personas, “6 son bebés, 34 menores, 12 jóvenes y el resto son adultos, proceden de 13 países distintos, incluida España, y no sólo son de Mislata, también hay de otras zonas de Valencia e incluso de otras poblaciones”, ha señalado.

Además, “en este grupo hay personas que no tienen documentación, que no reciben ayudas oficiales ni las recibirán, los olvidados, los que no existen para la sociedad pero sí para la Iglesia que los acompaña”, según Hernández, que ha subrayado que también hacen acompañamiento telefónico a personas mayores vinculadas a la parroquia, muchas de ellas que viven solas, “para saber cómo se encuentran y sus necesidades”.

Para prestar estas ayudas, “estamos recaudando fondos en una cuenta bancaria, en la que puede colaborar todo el que quiera con aportaciones, que destinamos a la compra de alimentos, medicamentos y otros productos, y también hemos recibido donaciones de electrodomésticos, como una lavadora o un televisor”.

Todos ellos “agradecen mucho la ayuda material pero también la espiritual, al igual que el resto de feligreses de la parroquia, porque pueden estar en contacto a través de la oración, ya que tenemos dos grupos parroquiales en WhatsApp, con 500 personas en total, a los que cada día envío la lectura del Evangelio, unas palabras de reflexión y una oración nocturna”, ha precisado Hernández.

Cada día, a las 12 horas, “realizo la bendición con el Santísimo, de un extremo a otro del templo parroquial, para que llegue a todo el barrio, y muchos vecinos, incluso que no vienen a misa, lo saben y esperan este momento en sus casas, y todos los que lo reciben aplauden después desde los balcones”.

El proyecto se llama ´Tocan a mi puerta` porque “cuando comenzó el confinamiento una mujer vino a la parroquia y llamó a la puerta porque necesitaba alimentos y empezamos a recibir más peticiones, tras lo cual toda la comunidad parroquial se ha implicado y al igual que hay muchos que tocan a nuestra puerta porque necesitan ayuda, muchos otros llaman para ofrecerla”.

La cuenta para colaborar con el proyecto de ayuda a familias de la parroquia San Miguel de Soternes es Caixa Bank ES17 2100 1432 3101 0043 1859, poniendo en el concepto el nombre y apellidos y “Tocan a mi puerta”.

Especial Coronavirus en Castellón, Valencia y Alicante

Especial Coronavirus en Castellón, Valencia y AlicanteEntrar en el especial
Subir