18 de febrero de 2020 18/2/20

Manises roza el centenar de operaciones en el primer año del programa de Cirugía sin Sangre

  • Aumenta la tendencia a evitar la transfusión de hemoderivados en una operación más allá de las cuestiones religiosas

  • El hospital cuenta desde hace un año con un programa pionero en la Comunitat dotado con cirujanos expertos, protocolos preoperatorios y tecnología especializada

La Unidad de Cirugía sin Sangre del Hospital de Manises ha culminado su primer año de actividad con un importante número de intervenciones de este tipo. Según destacan los expertos, está aumentando la tendencia a evitar la transfusión de hemoderivados durante una intervención, más allá de creencias religiosas de un paciente, debido a los beneficios que ofrece.

"Durante este primer año de actividad hemos conseguido implantar una cultura distinta dentro del área quirúrgica, basada en los beneficios de usar adecuadamente la sangre, que es un bien escaso. Así, nos hemos convertido en una organización pionera en la Comunitat Valenciana que promueve un uso racional de la sangre y ofrece soluciones seguras y del más alto nivel a aquellos que no pueden o no desean recibir transfusiones", destaca el doctor Joaquín Casanova, director Quirúrgico del Hospital de Manises.

Para Casanova, no hay que olvidar que los tratamientos médico-quirúrgicos sin el empleo de sangre ofrecen beneficios como la reducción de complicaciones, menor tiempo de hospitalización y recuperación más rápida. "En los casos en los que médicamente existe la posibilidad, la mejor sangre para un paciente es la de uno mismo", señala el doctor Casanova.

Así, el centro hospitalario, uno de los pocos de la Comunitat que cuenta con este programa, ha recibido más de un centenar de solicitudes para una operación quirúrgica que evite el uso de hemoderivados. De hecho, ya ha intervenido a 91 personas y tiene otras 40 intervenciones pendientes.

Protocolos y cirujanos expertos

Para el desarrollo del programa de Cirugía sin Sangre, el centro hospitalario ha puesto en marcha protocolos de actuación ad hoc y ha formado específicamente a los cirujanos en la reducción del riesgo de sangrado. "Implementar este tipo de protocolos supone aumentar la capacitación y la pericia de nuestros facultativos que cuentan con herramientas y procedimientos para reducir el riesgo de sangrado", destaca la doctora Eva Romero, coordinadora de la Unidad de Cirugía Sin Sangre.

La preparación del paciente también es fundamental. "Si se prepara bien al paciente podemos conseguir cifras más altas de hemoglobina antes de la cirugía programada, lo que evita la necesidad de una transfusión", explica la doctora Romero. Además, el centro también cuenta con la más alta tecnología del mercado ya que dispone de 'recuperadores peri-quirúrgicos', sistemas que recogen la sangre que el paciente pierde en el transcurso de la intervención y la filtran para podérsela trasfundir a continuación con riesgo cero.

Casos complejos

La elevada especialización de los cirujanos de Manises también ha permitido abordar operaciones de alta complejidad sin necesidad de transfusión. Así, por ejemplo, el 99% de los pacientes intervenidos por el servicio de cirugía cardiaca dentro del programa de Cirugía sin Sangre han sido de alta complejidad.

Destacan entre ellas el caso de una disección aórtica que se intervino en dos tiempos, así como la colocación a un mismo paciente que ya tenía una prótesis mecánica mitral desde hacía más de 20 años, de una nueva prótesis aórtica y un anillo tricúspide. "En circunstancias normales un 90% de estos casos suelen requerir trasfusión pues llevan asociadas complicaciones de sangrado per y postoperatorio. A pesar de ello, el servicio de Cirugía Cardiaca las ha abordado dentro del programa sin sangre sin necesidad de transfundir", explica el doctor Daniel Luna, cirujano cardiaco del Hospital de Manises.

Otros casos destacados están relacionados con el recambio de segundas prótesis de cadera, realizados por el servicio de Traumatología, o pacientes del servicio de Ginecología y Obstetricia, por el grado de complicación que presentan. En cuanto a los procedimientos más demandados, corresponden a miomas y hernias. Finalmente destacar que el 80% de los pacientes intervenidos dentro del programa de cirugía sin sangre del Hospital de Manises fueron mujeres.

Subir