22 de febrero de 2020 22/2/20

El Hospital de Manises registra un aumento de diagnósticos de celiaquía en la edad adulta

  • La mejora de los sistemas de detección y una mayor información sobre los síntomas de la enfermedad sacan a la superficie cada vez más casos

  • En numerosas ocasiones se descubre la patología en padres y familiares del niño celíaco que no presentaban síntomas

  • Los expertos calculan que existe un elevado porcentaje de casos por diagnosticar debido a que, en ocasiones, los síntomas se confunden con otras patologías digestivas

Los expertos del Servicio de Patología Digestiva del Hospital de Manises con motivo de la celebración del Día Nacional del Celíaco han querido poner de relieve que cada vez existen más diagnósticos de la patología en pacientes de edad adulta. "Hasta ahora se tendía a pensar que era algo exclusivo de los niños. Sin embargo cada vez hay más casos en pacientes adultos por encima de los 40 años", destaca la doctora Nuria Maroto. En España se estima que el 1 por ciento de la población está afectada por la enfermedad celiaca.

La mejora de los tests de detección, más información sobre los síntomas y la mayor concienciación, tanto por parte de la población como de los facultativos, ha permitido que salgan a la luz cada vez más casos. "Estamos mucho más concienciados que hace una década. Por un lado, el paciente consulta antes y, por el otro, el facultativo también está alerta ante síntomas intestinales que se prolongan en el tiempo y detrás de los cuales puede estar la celiaquía", explica Maroto. Para los profesionales, además, los análisis de marcadores se han mejorado y cuentan con sensibilidades muy altas, lo que permite un diagnóstico rápido y certero.

Padres celíacos

Desde el Servicio de Patología Digestiva del Hospital de Manises también destacan el componente genético de la enfermedad. "En numerosas ocasiones se descubre la patología en padres y familiares del niño celíaco", señala Maroto. Son, en su mayoría, casos asintomáticos que han permanecido ocultos a lo largo de los años. Es por eso que los expertos hablan del "fenómeno iceberg" cuando se refieren a la enfermedad. "Los casos que hemos constatado hasta ahora son sólo la punta de lo que todavía queda por descubrir. Estamos seguros de que existe un amplio porcentaje de población por diagnosticar".

Síntomas digestivos

Algunos síntomas de la celiaquía como dolor abdominal, diarrea o anemia, son comunes a muchas otras patologías digestivas, lo que dificulta o retrasa un diagnóstico. "Existen pacientes que arrastran estos problemas durante años, como una anemia prevalente, y que llegan a este diagnóstico después de haber pasado por numerosos especialistas".

El diagnóstico se establece mediante la detección en sangre periférica de determinados marcadores, además de la realización de un perfil genético del paciente. El diagnóstico definitivo se hace mediante la toma de biopsias duodenales a través de una gastroscopia.

En cuanto al tratamiento, al tratarse de una enfermedad que se caracteriza por una intolerancia permanente al gluten (proteína presente en algunos cereales), en la actualidad el único tratamiento que existe es el seguimiento de una dieta estricta sin gluten. Desde la detección, si se sigue correctamente la alimentación recomendada por el médico, la mejoría del paciente es completa.

Subir