2 de diciembre de 2020 2/12/20

El Hospital de Manises desarrolla un programa pionero de parto natural

  • En las últimas semanas de gestación, la madre traza un plan de parto con el ginecólogo, que le permite superar sus temores y establecer sus prioridades

  • Un teléfono de atención 24 horas resolverá las dudas de las madres una vez salgan del hospital

  • Las pacientes reciben formación para la prevención de los defectos de suelo pélvico y sobre técnicas de relajación

El Hospital de Manises, con el apoyo de la Conselleria de Sanitat, está desarrollando un programa de parto natural pionero, que busca ser un referente y alejarse de la tendencia de partos medicalizados. El objetivo del programa es evitar la intervención salvo en los casos que se considere necesario por riesgo para la madre o para el bebé y fomentar un parto lo más natural posible.

El programa, que dirige la jefa del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital, Begoña Pellicer, se basa en fomentar la comunicación con el personal y hacer partícipes a los padres en la toma de decisiones. “La finalidad última es que se humanice el parto, que se cree un ambiente propicio en el que la tecnología apoye, pero no sustituya, a la fisiología de la mujer”, explica Pellicer.

“En países como Holanda este modelo está ya muy avanzado atendiendo a la cada vez mayor demanda social que existe acerca del tema”, afirma Pellicer. Un buen indicativo que muestra el grado de implantación de este modelo es la relación entre partos y cesáreas, estas últimas han de ser inferiores al 18%. A día de hoy el porcentaje de cesáreas por una mala evolución del proceso natural se sitúa en un 12,8%. “Esto es una clara muestra de que en este centro respetamos al máximo el proceso natural, siempre y cuando ello no suponga ningún riesgo para la madre o el niño”, indica la jefa de servicio.

Plan de parto personalizado
El programa, que otorga un gran protagonismo a la matrona, se inicia con el diseño, por parte de la madre, de un plan de parto. Este trazado se realiza en las últimas semanas de gestación, junto al ginecólogo, y permite a la madre preparar cómo será el nacimiento de su hijo. La confianza en el equipo de asistencia es la base fundamental que asegura la calidad asistencial, se huye de prácticas extremas que puedan suponer un riesgo maternofetal y, a la vez, se pide un compromiso de respeto hacia normas y decisiones asistenciales.

Una vez llegado el momento, el servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital ofrece una asistencia segura y, a la vez, respetuosa al máximo con los aspectos emocionales, psicológicos y sociales del parto. Por ello, la madre dispone de una habitación individual de dilatación, en la que en todo momento cuenta con la compañía del padre o de un “compañero de parto”. En este espacio, además de contar con la máxima intimidad y libertad de movimientos, la mujer tiene acceso a métodos de relajación naturales de probada eficacia en hospitales europeos, como las llamadas bolas de parto que facilitan la dilatación.

En el momento que la madre lo solicite, se le administra la anestesia epidural. Una vez que el niño ha nacido, se fomenta la creación inmediata del vínculo madre-hijo, lo que incide en el desarrollo emocional del bebé.

Posteriormente, el programa contempla que la permanencia en el Hospital sea la imprescindible para asegurar un buen posparto, pero no se alargue más de lo necesario. Se pasará así de las 48 horas de ingreso a 36 horas. Además, hay habilitado un teléfono de asistencia de apoyo 24 horas para las dudas que surgen a los padres primerizos al llegar a su domicilio. Las pacientes recibirán también formación a través de diversos talleres organizados sobre técnicas de relajación en el parto, prevención de los defectos de suelo pélvico, rehabilitación posparto, etc.

Este programa se ha diseñado siguiendo los criterios de la Organización Mundial de la Salud y los protocolos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, que recomiendan una calidad y atención basada en el protagonismo de la mujer y en su fisiología, y el mínimo grado de medicalización posible.

Subir