22 de febrero de 2020 22/2/20

Luis Franco: “Sólo el 10% de la investigación médica se dedica a atender problemas de salud que implican al 90% de los enfermos de todo el mundo”

Luis Franco: “Sólo el 10% de la investigación médica se dedica a atender problemas de salud que implican al 90% de los enfermos de todo el mundo” - (foto 1)
  • Su discurso de ingreso a la Real Academia de Medicina de la Comunidad Valenciana ha tratado las enfermedades huérfanas

MÁS FOTOS
Luis Franco: “Sólo el 10% de la investigación médica se dedica a atender problemas de salud que implican al 90% de los enfermos de todo el mundo” - (foto 2)

En el Paraninfo de la Universidad de Valencia el nuevo Académico de número, Luis Franco Vera, ha disertado sobre las enfermedades huérfanas que engloba tanto las enfermedades raras, con baja incidencia en la población, como las enfermedades desatendidas, que aunque afectan a un número muy importante de personas, reciben poca atención por la investigación y por la industria farmacéutica.  

El investigador Franco Vera ha señalado que “estos dos tipos de enfermedades, encuadradas dentro de las enfermedades huérfanas, aunque sean de naturaleza e incidencia muy diversas, comparten la orfandad, la falta de adopción por parte de la investigación y de la industria farmacéutica”. En concreto, refiriéndose a las enfermedades desatendidas como es el caso de las tropicales, según Luis Franco “sólo el 10% de la investigación médica se dedica a atender problemas de salud que implican al 90% de los enfermos de todo el mundo”.

A este respecto el científico ha resaltado que “la carencia de medicamentos para tratar las enfermedades huérfanas no es un problema exclusivamente económico. El período de desarrollo de un medicamento oscila entre 10 y 14 años y el costo de este proceso se sitúa entre 180 y 360 millones de euros”. Para Franco “es lógico que el laboratorio farmacéutico aspire a recuperar la inversión y a tener unos beneficios razonables. Evidentemente, es imposible vender mucho y en poco tiempo si los destinatarios del fármaco son poco numerosos o si, aún siéndolo, su nivel adquisitivo es bajo. Por eso, sería una ligereza culpar exclusivamente a la industria farmacéutica de la falta de adopción de las enfermedades huérfanas”.

Avanzado el discurso el nuevo académico ha arrojado algunos datos que demuestran  que todavía queda un largo camino por recorrer en el campo de los medicamentos huérfanos, y de manera especial en el caso de las enfermedades desatendidas. En este sentido Franco ha subrayado que “ninguno de los 44 medicamentos huérfanos aprobados entre 2002 y 2007 por la Agencia Europea del Medicamento está destinado a enfermedades desatendidas. Más aún, de las 652 solicitudes presentadas hasta ahora a esta Agencia para iniciar el desarrollo de medicamentos huérfanos sólo 2 están orientados hacia la malaria, 4 para la tuberculosis y 2 para la leishmaniasis, justamente el mismo número de las admitidas para el tratamiento de la alopecia”.

Por último, el Académico de número ha especificado que “de las 652 solicitudes sólo se ha rechazado 11, entre ellas una de las dos dedicadas a la malaria, aduciendo que el tratamiento se propone primariamente para el tratamiento de la malaria en regiones de África donde la enfermedad es endémica”.

Subir