26 de mayo de 2020 26/5/20

Urólogos del Arnau se dejan bigote para sumarse a la iniciativa "Movember", que busca concienciar a la sociedad de los problemas de salud masculina

Urólogos del Arnau  se dejan bigote para sumarse a la iniciativa "Movember", que busca concienciar a la sociedad de los problemas de salud masculina - (foto 1)
  • Los profesionales del departamento Arnau Llíria se han dejado bigote por una buena causa durante el mes de noviembre

Los urólogos del departamento de salud Arnau-Llíria se han sumado a la canpaña ”Movember”, creada en 2003, que convoca a los hombres de todo el mundo a dejarse crecer un bigote a lo largo del mes para sensibilizar sobre las enfermedades masculinas.

Movember es una campaña internacional que pretende visibilizar los problemas de salud del hombre como el cáncer de próstata, de testículos o la depresión.

El término «Movember» es una deformación de «november» (noviembre en inglés) y moustache (bigote). El movimiento nació en la ciudad australiana de Melbourne y, según los organizadores, está extendido en 21 países.

En la actualidad la campaña, articulada a través de la fundación Movember Foundation Charity, busca primordialmente disminuir el número de muertes prevenibles y animar a los hombres a conocer los antecedentes familiares de cáncer y adoptar un estilo de vida más saludable.

Se trata de una campaña de sensibilización y apoyo de la salud masculina, que empezó para dar visibilidad al cáncer de próstata pero actualmente se ha extendido a todos los problemas de salud masculina: cáncer de testículo o depresión, ha afirmado el urólogo del Hospital Arnau de Vilanova Vicente Gimeno.

Por su parte el jefe del servicio José Manuel Osca indica que “la sociedad actual, está muy concienciada con los distintos tipos de canceres femeninos, su prevención y tratamiento, pero no lo está tanto con los tumores de los hombres. Es fundamental para este tipo de enfermedades un diagnostico a tiempo para que los tratamientos sean efectivos, la diferencia radica en que pasan de tener curación a no tenerla. La concienciación es vida”, concluye.

Subir