29 de octubre de 2020 29/10/20

El IVC+R restaura varios fragmentos del Retablo de San Pedro Apóstol y San Pedro de Verona

  • Las cinco tablas conservadas fueron realizadas en la segunda mitad del siglo XIV

La Directora del Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, Carmen Pérez, ha presentado esta tarde la restauración de varias piezas de arqueología y los fragmentos del Retablo de San Pedro Apóstol y San Pedro de Verona.

Las cinco tablas conservadas del Retablo de san Pedro Apóstol y san Pedro de Verona, recuperadas en 1994 durante la restauración de la iglesia de Santa María o de la Sangre, fueron realizadas en la segunda mitad del siglo XIV. Su estilo entronca con las líneas italogóticas, siendo uno de los testimonios pictóricos más antiguos de la Comunidad Valenciana, motivo por el cual el Ayuntamiento de Llíria y la Generalitat Valenciana, a través del Institut Valencià de Conservació i Restauració de Béns Culturals han querido recuperar estas tablas.

Todas estas tablas formaban parte del cuerpo central del retablo, sin que se conozca que tuviese predela o banco. Las tablas ensambladas debían formar un conjunto total de 1’60 x 2’20 cm. En el centro se identifica a los santos titulares: san Pedro de Verona, ataviado con el hábito de la orden dominica y el alfanje clavado en la cabeza, en sus manos un libro y una palma como mártir, y san Pedro Apóstol, vestido como pontífice de la Iglesia, con túnica, palio, tiara, báculo, y las llaves del cielo en la mano. El retablo está dividido en compartimentos separados por motivos vegetales, tres a cada lado, que narran pasajes de sus vidas.

A la izquierda, vemos los pasajes de la vida de san Pedro de Verona: primero su ordenación, ya como Inquisidor General en 1232 por el papa Gregorio IX, ya como defensor de la doctrina cristina frente a la herejía cátara por el papa Inocencio IV en 1251. Junto al santo figura el fundador de la orden, santo Domingo de Guzmán, identificado por la estrella sobre su cabeza. Le sigue un pasaje en el que está predicando y evangelizando a la población, posiblemente en Milán. Por último, la escena de su muerte el 6 de abril de 1252, producida cuando viajaba de Como a Milán acompañado de fray Domingo, a consecuencia del corte de alfanje en la cabeza que le propinó un sicario hereje.

A la derecha, vemos las escenas de la vida de san Pedro Apóstol: la primera es la vocación de Pedro, cuando Jesús le invita a ser pescador de hombres; la segunda recoge la negación de Pedro; y finalmente la tercera escena recoge el momento de la muerte del santo crucificado boca abajo por no considerarse digno de morir como Jesús. En el ático la Crucifixión en la que están Cristo en el centro, a ambos lados los ladrones y entre ellos dos grupos: uno el de María, María Magdalena y María de Cleofás, y otro el de san Juan con los soldados.

El retablo debió estar en la sexta capilla de la iglesia, donde la familia Arnau Gil instituyó un beneficio con anterioridad a 1386, ostentando su patronazgo los jurados de Llíria. En esta capilla se conserva el mismo escudo con ondas bicolor que aparece en la escena de la Crucifixión. Diversos autores relacionan este blasón con la familia de los Martínez o los Fontova.

Para la realización del retablo se debió firmar un contrato similar al efectuado en 1389 a Laurencius Çaragoça para pintar un retablo de los santos pedros.

Subir