25 de septiembre de 2020 25/9/20

El Ayuntamiento de Llíria pone en marcha el Plan Acústico Municipal

  • La capital del Camp de Túria se convierte en uno de los primeros municipios valencianos, de entre 20.000 y 30.000 habitantes, en aprobar esta herramienta contra la contaminación ambiental por ruido

El Ayuntamiento de Llíria ha acordado la aprobación definitiva del Plan Acústico Municipal, convirtiéndose de esta manera en uno de los primeros municipios valencianos de entre 20.000 y 30.000 habitantes, como marca la legislación autonómica, en poner en marcha esta herramienta.

Este proyecto recoge un análisis de la situación acústica en el municipio y propone una serie de medidas para controlar y reducir los niveles de contaminación ambiental por ruido.

En este estudio se realizaron 393 mediciones para crear un mapa de ruido en el que se refleja la intensidad de los decibelios que soportan los vecinos de cada uno de los barrios y urbanizaciones. Hasta un total de 280 puntos del municipio fueron analizados para conocer fielmente su situación acústica.

De día, la mayor cantidad de ruido se concentra en el cruce de las calles Sant Vicent Ferrer y Duc de Llíria donde se llegan a superar los 65 decibelios. Por la noche, las zonas más saturadas se ubican en los cruces de la calle Duc de Llíria con las calles Sant Vicent y M. Abriat Cantó, la intersección entre las calles Trencall y Valencia, y la salida del casco urbano por la avenida Pla de l'Arc. Todos estos puntos superan los 55 dB. En cuanto a las urbanizaciones, resultan más afectadas las que se encuentran próximas a la Autovía CV-35 o la carretera de Olocau (CV-25).

La concejala de Medio Ambiente, Reme Mazzolari, ha destacado que el Plan Acústico de Llíria “constituye una herramienta de intervención administrativa fundamental para reducir los niveles de contaminación sonora en nuestro término municipal, por lo que esperamos que su desarrollo ayude a mejorar la calidad ambiental de nuestros vecinos”.

El plan establece diez medidas correctoras para paliar la falta de calidad acústica en las zonas afectadas, entre las que se encuentran la gestión del tráfico en el casco urbano, la realización de campañas de control de ruido emitido por vehículos motorizados y por las actividades calificadas, fomentar el uso de la bicicleta para mejorar la movilidad en el municipio, la revisión y mejora de calzadas, y la colocación de pantallas acústicas en las urbanizaciones afectadas.

Subir