26 de noviembre de 2020 26/11/20

La heredera de Matilde Salvador y Vicente Asencio cede sus fondos al Institut Valencià de la Música

La heredera de Matilde Salvador y Vicente Asencio cede sus fondos al Institut Valencià de la Música - (foto 1)
  • Matilde Asencio deposita en el IVM más de tres mil documentos entre partituras, libros, grabaciones sonoras y otros materiales

La obra de los compositores Matilde Salvador y Vicente Asencio podrá ser mejor estudiada y difundida tras el comodato firmado por la hija de ambos, Matilde Asencio Salvador, para depositar más de tres mil documentos en el Institut Valencià de la Música.

El fondo Salvador-Asencio comprende 1.866 partituras manuscritas de los dos compositores, 657 programas de mano, 347 grabaciones sonoras entre discos, casetes y cintas magnetofónicas, y otros documentos.

Tras el proceso de inventariado, ya concluido, el IVM llevará a cabo la catalogación del fondo así como la digitalización de las partituras, en su gran mayoría inéditas, lo que facilitará el trabajo a los investigadores y también la interpretación de la obra de estos ilustres autores valencianos.

El IVM publicó en 2006 un disco con la integral para piano de Vicente Asencio, así como las partituras correspondientes, y en 2005 la partitura de Matilde Salvador la Marxa de La filla del rei barbut, que repartió a las bandas de música federadas de la Comunidad Valenciana con motivo del Día de la Música Valenciana de ese año.

Matilde Salvador
Perteneciente a una familia de músicos, Matilde Salvador (Castellón de la Plana, 1918-Valencia, 2007), estudió en los conservatorios de su ciudad natal y de Valencia, y fue alumna de composición de Vicente Asencio, con quien se casó en 1943.

Musicó obras de muy diversos autores: Tres cançons valencianes, sobre textos de Bernat Artola; la cantata Les hores, sobre textos de Salvador Espriu, la ópera Vinatea, sobre libreto de Xavier Casp, así como otras piezas basadas en textos de Lope de Vega, Cervantes, García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Carmen Conde y muchos otros.

En su producción destacan también Seis canciones españolas, dedicadas a Falla, la ópera para marionetas La filla del rei barbut, basada en el cuento Tomba-Tossals de J. Pasqual Tirado, El segoviano esquivo, Planys, cançons i una nadala, así como sus ballets y su música incidental para el teatro.

Sus canciones obtuvieron críticas favorables en París en 1950 y recibió durante su carrera profesional numerosos premios y distinciones, entre ellos una beca de composición de la Fundación March, la Distinció al Mérit Cultural de la Generalitat Valenciana (1997) y la medalla de oro de la Universitat de València (2001).

Su obra ha sido representada en el Festival de Música y Danza de Granada, el Liceo de Barcelona, el Palau de la Música de Valencia y muchos otros importantes auditorios.

En 1974 fue nombrada profesora de solfeo en el Conservatorio de Valencia, donde permaneció hasta su jubilación en 1989.

Según Pascual Hernández Farinós, “su producción musical es mayoritariamente vocal, sobre todo coral y para voz y piano, en muchos casos con transcripción orquestal. Sin embargo, su estilo tiene una base vocal de signo dramático, no sólo reflejado en sus óperas, sino también en el conjunto de sus canciones y piezas corales, a las que califica como situaciones dramáticas en las que palpita el elemento teatral, reflejado en la profunda admiración que profesa hacia Monteverdi, Moussorgski y Puccini.

“Sus páginas corales fueron ampliamente divulgadas por coros y orfeones valencianos, y sus canciones por cantantes acompañados al piano por la propia compositora”, añade el experto.

Vicente Asencio
Integrante del Grup dels Cinc, que nació con la intención de renovar la música valenciana, Vicent Asencio (Valencia, 1908-1979) fue de todos ellos el que consiguió un mayor reconocimiento y proyección tanto dentro como fuera de España.

A lo largo de su trayectoria, creó obras de todo tipo: escénicas, orquestales, de cámara, para piano y para piano y voz. Sus piezas para guitarra, ejecutadas en su mayor parte por grandes virtuosos como Narciso Yepes y Andrés Segovia, fueron las que le reportaron el reconocimiento unánime de la crítica internacional.

Aunque nació en Valencia, Vicente Asencio se trasladó a Castellón con su familia, en la que se vivía un intenso ambiente musical. En esa ciudad comenzó sus estudios de violín, que más tarde continuó en Barcelona, donde también hizo Magisterio.

En la ciudad condal estudió piano con Frank Marshall, alumno y continuador de la escuela nacionalista de Enrique Granados. Otros autores que marcaron su trayectoria fueron Turina y Ernesto Halffter, además de diversos músicos del clasicismo y el barroco, etapas a las que llevó a cabo trabajos de investigación musicológica.

A su vuelta, ejerció como maestro nacional y se integró en el ambiente musical de Castellón, donde creó, en compañía del violinista Abel Mus, el Conservatorio de la ciudad, en el que también fue profesor y director de la orquesta del centro.

En la capital de la Plana conoció a Matilde Salvador, con la que colaboró, entre otros trabajos, en la orquestación de su ópera Vinatea.

Tras su matrimonio se estableció en Valencia y posteriormente estudió composición con E. Bigot en París. Años después fue nombrado profesor del Conservatorio de Valencia.

Su ballet Llanto a Manuel de Falla fue estrenado por el bailarín Antonio en el Festival de Música y Danza de Granada, que más tarde fue representado en una gira internacional.

Subir